Cynthia encabeza los sondeos para la Alcaldía de Guayaquil

Cynthia vota en el centro de Guayaquil, el 19 de febrero de 2017. Fotos: Marcos Pin / API

La candidata conservadora Cynthia Viteri, con dos campañas presidenciales a sus espaldas, encabeza los sondeos en Guayaquil, nudo económico de Ecuador y que en sus casi 500 años de historia solo ha tenido una mujer alcaldesa.

«A las mujeres nos piden todas las credenciales, todas las pruebas, no importa si llevas más de 20 años trabajando honestamente por el bien de la nación. Siempre te preguntan o queda la duda de si puedes hacerlo», sostuvo en una entrevista con Efe.

De 53 y guayaquileña, Viteri es la delfina del actual regidor del puerto principal, Jaime Nebot, y se postula favorita en intención de voto en las elecciones municipales del 24 de marzo como aspirante por el partido Social Cristiano, el más longevo del país.

Aunque afirma que «las virtudes y defectos no son patrimonio de los géneros», defiende que «los políticos varones gozan de presunción de sabiduría», mientras que «a las mujeres políticas nos cuesta probarla».

Asambleísta durante cinco legislaturas, cuatro ocasiones reelecta legisladora y dos veces candidata a la Presidencia, la última en 2017, cuando quedó en tercer lugar con 1,4 millones de sufragios, Viteri busca el respaldo de empresas y organismos internacionales para llevar adelante proyectos de inversión en la también llamada «Perla del Pacífico».

«Guayaquil goza de la confianza de organismos internacionales de financiamiento y también de inversionistas nacionales e internacionales», afirma sobre los proyectos que busca impulsar a partir de mayo si resulta electa.

Fundada por los españoles en 1534 y de 2,7 millones de habitantes, Guayaquil es la ciudad más poblada del país y su principal puerto, lo que hace de ella también su corazón económico.

Algunos sondeos sitúan a Viteri en primer lugar a la Alcaldía de la urbe, seguida por un escaso margen respecto del segundo candidato en liza, Jimmy Jairala, pero otros proyectan una diferencia de hasta doce puntos.

Abogada de formación y experiodista, esta política es madre de cinco hijos que quedó embarazada con 16 años, lo que la obligó a dejar temporalmente los estudios.

A un mes de que tengan lugar los comicios seccionales y menos de cuatro semanas de campaña por delante, Viteri afronta este nuevo desafío electoral con el aval del actual regidor, que lleva en el cargo 19 años, incluyendo propuestas frescas.

«Lo que quiero seguir es el camino que Guayaquil empezó hace 27 años con León Febres Cordero», el expresidente socialcristiano que dirigió el consistorio en dos períodos entre 1992 y 2000, al que sucedió Nebot.

Sus prioridades, generar empleo, incrementar la seguridad en una ciudad que se cuenta entre las diez más violentas de Ecuador y desarrollar la Vía a la Costa.

Para ello, proyecta construir un nuevo aeropuerto y una terminal terrestre además de hoteles, centros comerciales, vivienda pública y una zona industrial ecológica para el que tiene ya vistos y analizados planes y posibles inversores.

En cuanto a la delincuencia propone ampliar el millar de cámaras de vigilancia repartidas por la ciudad, y situarlas junto a los colegios, «para alejar a los vendedores de droga».

«Dos años han transcurridos desde que le entregué al presidente (Lenín Moreno) el proyecto para eliminar la tabla del consumo de droga», lamenta la candidata y acusa a los actuales legisladores de la Asamblea Nacional de estar «en un recreo donde se halan de los pelos».

El tráfico y consumo afecta especialmente a la juventud en determinados sectores, razón por la que Viteri plantea en el ámbito social cuatro nuevos centros de rehabilitación y desintoxicación con con capacidad para tratar a 600 jóvenes al año en cada uno.

Interpelada por sus planes políticos a largo plazo, la política señala que su interés es Guayaquil: «Son 25.000 manzanas y 2,7 millones de habitantes que van a estar bajo mi responsabilidad».

Y sobre su padrino político, el alcalde saliente que de momento no muestra sus cartas, asevera que «Ecuador daría el salto de su historia con un presidente de la talla de Jaime Nebot». EFE

Paypal