Invierten más de medio millón para rehabilitar monasterio en Quito

Monasterio de Madres Agustinas

El Instituto Metropolitano de Patrimonio (IMP) invirtió más de medio millón de dólares en la rehabilitación del Monasterio de Madres Agustinas, situado en el céntrico barrio de San Juan, en la capital ecuatoriana.

El Ayuntamiento de Quito informó este martes en un comunicado de que luego de 142 años de uso, y tras los sismos de agosto de 2014 y abril de 2016, el monasterio se encontraba en “un estado vulnerable”.

Por ello, el IMP invirtió alrededor de 553.000 dólares en obras de rehabilitación, que contemplaron, apuntalamiento de muros y reforzamientos que ayudan a la estructura a soportar movimientos sísmicos.

Además, impermeabilización y revestimiento de cubiertas, adecuación de espacios para talleres, entre otros trabajos arquitectónicos necesarios.

El alcalde de Quito, Mauricio Rodas, enfatizó el compromiso de la administración con la obra, de gran importancia histórica para la ciudad.

“Gracias a la intervención del IMP, el Monasterio ahora cuenta con espacios adecuados para el uso conventual de las Madres Agustinas, que tanto han ayudado a la ciudad, como talleres de pintura, costura, bordado, enfermería, entre otras”, puntualizó.

Adicionalmente, el Monasterio de las Agustinas recibió el beneficio que otorga el IMP a los propietarios de inmuebles patrimoniales, siendo estos los de Recuperación de Cubierta, Imagen Urbana y Mantenimiento menor.

La inversión realizada en los tres programas bordeó los 59.000 dólares con un beneficio no reembolsable de 18.967 dólares.

La Alcaldía de Quito, a través del IMP, firmó en 2017 un convenio de Cooperación Institucional con el Monasterio de las Madres Agustinas de la Encarnación de San Juan.

En ese sentido, Ana Lucía del Espíritu Santo, priora del Monasterio, realizó en coordinación con el IMP, un modelo de gestión sostenible, que garantiza la conservación y el mantenimiento del inmueble, además de aportar al Centro Histórico con proyectos que vinculen a la sociedad con las actividades de las religiosas.

El centro histórico de Quito fue catalogo en 1978 como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Ana Lucía del Espíritu Santo agradeció al Municipio de Quito por los trabajos realizados: “Me embarga una emoción muy grande al ver concluidas las obras de nuestro Monasterio. La constante oración por todos los quiteños, será nuestra forma de agradecerles”, señaló. EFE

Paypal