Entregan título a padres de estudiante símbolo de protestas contra Correa

El ministro ecuatoriano de Educación de Ecuador, Milton Luna, entregó el título de bachiller post mortem a los padres de Édison Cosíos, quien falleció el pasado 16 de abril y se convirtió en el símbolo de la dureza de las represalias policiales durante el gobierno del expresidente Rafael Correa (2007-2017).

«Es importante que todos los jóvenes del Ecuador reconozcan la lucha y esfuerzo realizado por Édison Cosíos, para de esta manera construir esa forma de ver el mundo sobre la base de estos héroes», dijo Luna en el acto de entrega del documento.

Y añadió que Cosíos «nos entregó su convicción de vida, reconocemos su lucha, la cual nos ayuda a construir una identidad como país democrático, justo y distinto».

El funcionario dijo que se entrega el título de Bachiller post mortem a Cosíos «con el fin de rendir un homenaje a su memoria estudiantil».

De su lado, Manuel Cosíos, padre del estudiante, aseguró que su hijo «luchaba para que la justicia e ideales que tenía dentro de su corazón prosperen».

«Este reconocimiento nos estimula a seguir adelante. Confiamos en la justicia actual para que muchos casos que aún no han sido esclarecidos salgan a la luz», anotó.

Para Emilia Carrasco, subsecretaria de Derechos Humanos del Ministerio, la entrega del título de Bachiller «rinde tributo al respeto de la democracia y la lucha por las convicciones de los estudiantes, su voz impulsó a muchos otros a no callar».

Según Luis Calle, subsecretario de Educación de la zona 9, la entrega del documento a los familiares de Cosíos «marca un acto simbólico de cariño y amor, destacamos un icono de lucha, trascendencia y referencia para las futuras generaciones».

Cosios, que tenía 24 años cuando falleció y que estaba paralítico en la mayor parte de su cuerpo a raíz del impacto de un bote lacrimógeno de la policía durante una protesta en 2011, murió de un paro cardíaco.

El joven tenía apenas 17 años cuando una bomba lacrimógena de la policía le destruyó el 65% del cerebro cuando él y otros compañeros estudiantes se manifestaban contra el bachillerato unificado.

En 2018, tras un cambio de gobierno en Ecuador, la familia presentó en su nombre una demanda contra el Estado ecuatoriano.

«Fue negada en el Tribunal Contencioso, se quedo ahí porque argumentaron que estábamos fuera de tiempo y ya no se pudo seguir», recordó el padre el día en que murió Cosíos.

Los abogados le instaron a seguir el curso de la demanda en tribunales internacionales, pero los padres se vieron «psicológicamente» impedidos por la necesidad de cuidar del joven. EFE

Paypal