Venezolanos tienen una alimentación “escasa, deficiente y costosa”

En esta fotografía tomada en 23 de noviembre de 2013 decenas de personas hacen fila para comprar los ingredientes básicos para hacer las hallacas, una especie de tamal, en una feria culinaria navideña de un mercado estatal en Caracas, Venezuela. El platillo es tan popular en esta época del año que el Presidente Nicolás Maduro está haciendo todo lo posible para garantizar que los venezolanos encuentren los ingredientes necesarios, en su mayoría importados, para hacer la hallaca sin que sus billeteras queden vacías. (AP Foto/Fernando Llano)

La ONG Caritas de Venezuela denunció hoy que los habitantes del país tienen una alimentación “escasa, deficiente y costosa” en medio de la severa crisis económica que lleva varios años y que se caracteriza por hiperinflación y escasez generalizada.

“Caritas de Venezuela observa con preocupación que crece la situación de dependencia, sumisión y disimulo sobre la situación alimentaria del país. Después de 5 años de crisis, nos estamos resignando a una alimentación escasa, deficiente y costosa”, dice la organización no gubernamental en un comunicado.

A propósito del Día Mundial de la Alimentación que se celebra este martes, denuncian que los venezolanos dependen de otros para comer y “no tienen capacidad de alimentarse suficientemente” por sus propios medios.

“Dependemos, bien sea del Estado, a través de alimentos importados y distribuidos a la población; bien sea de las remesas que llegan del exterior para ayudar a los que se han quedado a subsistir o bien de las actividades y programas de asistencia”, prosigue el escrito.

La ONG remarca también la “sumisión” de los ciudadanos frente al Estado para acceder a la comida, especialmente en las zonas más pobres del país caribeño.

“El quiebre de las capacidades locales de cosecha del campo y del procesamiento industrial de alimentos, sumado al proceso de hiperinflación ha dejado a los venezolanos sin posibilidades de elegir lo que se come”, explican.

Según datos publicados a mitad de año por Caritas de Venezuela, el 56 % de los niños sufrió el pasado año de “déficit nutricional”, que se traduce en el insuficiente consumo de alimentos para su normal desarrollo.

Un informe que recoge datos de esta y otras organizaciones reveló este año que 9 de cada 10 venezolanos no puede costear sus propios a alimentos y que 8 de cada 10 redujo su ingesta.

El jefe de Estado, Nicolás Maduro, culpa a la oposición política, empresarios y gobiernos extranjeros por la escasez de alimentos y la crisis en general.

“Yo puedo decir que la mesa del venezolano se ha ido nacionalizando, que los productos que están llegando a la mesa del venezolano en un 90 % son productos (hechos) en tierra venezolana”, dijo el lunes, cuando llamó a los gobernadores a fomentar las cosechas de productos de consumo masivo. EFE

Paypal