¿Creció el PIB en el tercer trimestre de 2018 tanto como dice el Banco Central?

En: Sin categoría

3 Ene 2019

Según las cifras publicadas ayer por el Banco Central (BCE), en el tercer trimestre de 2018 la economía ecuatoriana creció 1,4% respecto al mismo período de 2017. Este resultado supone un ligero repunte frente al crecimiento interanual de 1,2% registrado en el segundo trimestre (el resultado de ese trimestre fue revisado al alza frente al 0,9% publicado en el boletín anterior). Si bien las cifras publicadas son provisionales (es decir, están sujetas a correcciones en los boletines posteriores), conviene señalar algunas posibles inconsistencias.

Si se considera el PIB por el enfoque del gasto, el componente que más contribuyó al crecimiento interanual de 1,4% fue el consumo de los hogares, que habría crecido 2,6% en términos interanuales. Este resultado es igual al que el BCE ha estimado para el primer trimestre de 2018. No obstante, entre ambos períodos algunos factores que pueden condicionar el comportamiento del consumo privado mostraron cambios importantes. Por ejemplo, la cartera de crédito de los bancos redujo sensiblemente su tasa de crecimiento interanual: de 21% al cierre del primer trimestre a 13,8% al cierre del tercero. Las cifras del mercado laboral tampoco justificarían un desempeño positivo del consumo de los hogares, ya que en marzo de 2018 la tasa de empleo adecuado registró un alza (estadísticamente significativa) de 2,6 puntos porcentuales respecto a marzo de 2017 hasta ubicarse en 41,1% de la PEA, mientras que en septiembre el empleo adecuado no registró una variación estadísticamente significativa frente a igual mes de 2017 y la tasa fue de 39,6% de la PEA. Si bien la recaudación de IVA interno (que puede servir como proxy para medir el consumo) mostró en el tercer trimestre de 2018 un crecimiento interanual de 5,3% (frente a la caída de 1,1% registrada en el primero), aquí conviene hacer algunas acotaciones. La primera es que la mayor recaudación de IVA interno en el tercer trimestre se explica sobre todo por un inusual salto en agosto (9,6% interanual). De hecho, entre los primeros nueve meses de 2018 agosto fue el segundo (después de enero, cuando el IVA recaudado corresponde en gran medida a las ventas navideñas) con la mayor recaudación de IVA interno, cosa que no había ocurrido en los años anteriores. Por otro lado, las cifras del SRI muestran que las ventas gravadas con IVA 12% registraron en el tercer trimestre un crecimiento interanual nominal de 6,1%, muy similar al 6% registrado en el primer trimestre, mientras que el crecimiento de las ventas gravadas con IVA 0% pasaron de crecer 6,3% en el primer trimestre a 3,6% en el tercero (cabe destacar que tanto en el primer trimestre de 2018 como en el tercero la tasa anual de inflación rondó el -0,2%). Es posible, por tanto, que el crecimiento del consumo de los hogares estimado por el BCE para el tercer trimestre de 2018 esté sobrestimado.

Por otro lado, según el BCE en el tercer trimestre las importaciones moderaron sensiblemente su crecimiento interanual, que se ubicó en 3,9%, muy lejos de las tasas de dos dígitos de la segunda mitad de 2017 y también de los niveles en torno al 8% y 9% de los dos primeros trimestres de 2018. Contablemente, un menor crecimiento de las importaciones favorece al crecimiento del PIB, ya que implica un mejor desempeño de las “exportaciones netas” (exportaciones menos importaciones). Si bien las importaciones de bienes (medidas en volumen) moderaron su ritmo de crecimiento en el tercer trimestre, la desaceleración no fue tan marcada: esas importaciones crecieron 6,3% en el primer trimestre de 2018, 8,7% en el segundo y 5,2% en el tercero, siempre en términos interanuales. Respecto a las importaciones de servicios, las cifras de la balanza de pagos no muestran un deterioro en el tercer trimestre. Si el crecimiento interanual de las importaciones totales en el tercer trimestre es revisado al alza, entonces la tasa de crecimiento de la economía en su conjunto debería revisarse a la baja.

Respecto a los demás componentes del PIB, el consumo del gobierno registró en el tercer trimestre un crecimiento interanual de 2,3%, que puede explicarse por el aumento en el gasto corriente (excluyendo intereses) de todo el sector público. La Formación Bruta de Capital Fijo (FBKF, es decir, la inversión física principalmente en construcción y en maquinaria y equipo) redujo su tasa de crecimiento a 1,6% (un punto menos que en el segundo trimestre y casi tres puntos menos que en el primero) y las exportaciones siguieron mostrando un pobre desempeño, con un crecimiento (en volumen) de apenas 1,1%. Los resultados de la FBKF y de las exportaciones reafirman la necesidad de llevar adelante medidas que permitan que el sector productivo nacional recupere competitividad a fin de fomentar las inversiones privadas y generar mejores condiciones para que las exportaciones ecuatorianas no petroleras ganen espacios en los mercados externos.

Finalmente, al analizar el crecimiento del PIB por el lado de las actividades económicas, llama la atención que los “otros elementos del PIB” (concepto que se refiere básicamente a los impuestos a los bienes y servicios) hayan contribuido con el 10% del crecimiento interanual de la economía, sólo por detrás del comercio, el transporte y el sector de “enseñanza y servicios sociales y de salud”, cuyo aporte de 0,3 puntos también llama la atención.

En resumen, el nuevo boletín de cuentas nacionales vuelve a generar algunas dudas. La magnitud de las correcciones en los boletines subsiguientes dirá si esas dudas estuvieron justificadas.

Formulario de Comentarios