Ecuador. Jueves 8 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Juan Gabriel, entre el “amor eterno” a Rocío Dúrcal e Isabel Pantoja

Juan Gabriel y Rocío Durcal.

“Cómo quisiera que tú vivieras, que tus ojitos jamás se hubieran cerrado nunca y estar mirándolos”, cantan hoy México y España al unísono a Juan Gabriel, autor del inmortal “Amor eterno” para Rocío Dúrcal y de tantas otros temas que durante casi 40 años consagraron el matrimonio musical entre ambos países.

Publicidad

Isabel Pantoja, Julio Iglesias, Massiel o David Bustamante son algunos del numeroso grupo de artistas españoles que entonaron sus apasionadas rancheras y que, de su mano, accedieron a un público mayor que hoy se despide del “divo de Juárez”, fallecido a los 66 años por un infarto de corazón.

De todos ellos, la más importante fue la mencionada Rocío Dúrcal, “la española más mexicana” o “Marieta”, como la llamaban sus íntimos, también él, a pesar de que quedó bastante claro que la relación entre ambos se enfrió notablemente en los últimos años de vida de la intérprete.

Los comienzos fueron mucho más prometedores. Corrían los últimos años de la década de los setenta, en una España que apenas empezaba a afrontar la Transición, sin una industria discográfica tan dada como hoy a las aventuras transocéanicas para sus artistas.

Dúrcal ya era muy popular y querida a ambas orillas del Atlántico. Entre sus admiradores estaba el propio Juan Gabriel, quien adoraba sus películas de juventud, y fue él quien la animó a grabar juntos un disco íntegramente conformado por rancheras.

Así surgió “Rocío Dúrcal canta a Juan Gabriel” (1977), doble disco de oro y doble disco de platino solo en México, un álbum en el que la madrileña, sin renunciar a su acento castizo, se reinventaba y, al mismo tiempo, daba inicio a una nueva etapa de oro para la música ranchera fuera de las fronteras mexicanas.

Su alianza se mantuvo inquebrantable durante una década que vio nacer ocho discos conjuntos más, hasta “Rocío Dúrcal canta once éxitos de Juan Gabriel” (1987), y canciones como “Costumbres”, “Me gustas mucho” (declarado con el tiempo como parte del “Patrimonio de la Cultura Popular y Musical de México”) o la citada “Amor eterno”, calificada por ella como la más significativa de su carrera.

En 1988, se anunció el divorcio artístico (según la versión oficial, en buenos términos). Juan Gabriel había encontrado una nueva musa española, Isabel Pantoja, que cuatro años después de la muerte de “Paquirri” seguía siendo “la viuda de España”. De su colaboración surgió “Desde Andalucía” (1988), con temas de Juan Gabriel, entre ellos, el famoso “Virgen del Rocío”.

Como en el caso de Dúrcal, la colaboración se volvió fluida en años posteriores y en 1991, ante la perspectiva de que “en España había llegado al máximo”, la tonadillera anunció que se iba a “al lado” de Juan Gabriel, porque, explicó: “junto a él soy feliz y no me siento sola”.

El último fruto de su trabajo conjunto fue “Isabel Pantoja” (2010), previo al ingreso de la tonadillera en prisión, aunque se rumoreó que fue él también quien moldeó el esperado nuevo álbum de la artista, que se espera para otoño.

Entre medias, Rocío Dúrcal y Juan Gabriel lanzaron “Otra vez juntos” (1997). “Todo el público latinoamericano y español deseaba que volviéramos a cantar juntos”, indicó entonces la cantante, quien reconoció que los discos que había grabado con otros compositores “no funcionaron tan bien” como los que publicó con el mexicano.

Nunca más, aunque ella anunció en 2001 su deseo de volver a colaborar con el “divo de Juárez”. “Hace poco me lo encontré en Miami y me dijo que tenía varias canciones para mí. Quiero un disco de canciones inéditas y preferiblemente que sean rancheras”, declaró Dúrcal, aunque ese proyecto nunca cristalizó.

La cantante falleció en 2006 víctima del cáncer, dolida -según reconoció ella misma- por que el músico no se hubiera interesado por su salud desde que enfermó.

Tras el deceso, la oficina de Juan Gabriel señaló que el cantautor estaba “muy afectado por la muerte”. Su mensaje de pésame a la familia lo hizo llegar a través de su página de internet. No asistió a la misa de Madrid ni al homenaje que se le rindió en la catedral de México debido a sus compromisos profesionales en Estados Unidos.

Ese mismo año, en plena gira de celebración de sus 35 años de carrera, sí tuvo palabras de recuerdo para “Marieta”. “Compartí con ella lo mejor de mí, mis canciones, y ya ven, todos son recuerdos, nada más. El 25 de marzo empezó la leyenda de la señora Dúrcal. Un amor eterno. Gracias por haber nacido y compartir mis canciones y tantas cosas, pero una amiga como tú es para siempre”, expresó. EFE (I)

Publicidad