Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Defensa: soldado implicado con WikiLeaks es gay y tenía problemas

FORT MEADE, Maryland, EE.UU. (AP) — El joven efectivo de la inteligencia militar acusado de revelar secretos gubernamentales pasó el sábado su cumpleaños número 24 en una corte donde sus abogados alegaron que su situación difícil como soldado gay tuvo una influencia importante en sus actos.


Publicidad

Los litigantes del soldado raso Bradley Manning comenzaron a exponer la estrategia de la defensa para mostrar que los apuros del acusado como militar gay en un ambiente hostil contra la homosexualidad contribuyó a los problemas mentales y emocionales que debieron haber derivado en que se le impidiera el acceso a material delicado.

Manning, un ex analista de inteligencia del ejército basado en Bagdad, está acusado de entregar a WikiLeaks centenares de miles de documentos confidenciales, incluyendo actas de las guerras en Irak y Afganistán, cables del Departamento de Estado y un video militar secreto de un ataque en 2007 de un helicóptero militar estadounidense que mató a 11 personas, incluyendo un fotorreportero de Reuters y su chofer.

El gobierno de Obama dice que la información entregada a WikiLeaks ha amenazado a valiosas fuentes militares y diplomáticas y dañado las relaciones de Estados Unidos con otros gobiernos. La defensa argumenta que la mayoría de la información que Manning entregó y que el Pentágono clasificó como reservada no representaba riesgo alguno.

Las fuerzas armadas decidieron realizar la audiencia en un pequeño tribunal en el Fuerte Meade, un sitio militar en las afueras de Washington, para determinar si los fiscales cuentan con evidencia suficiente para enjuiciar a Manning, quien podría ser condenado a cadena perpetua si es declarado traidor.

Los fiscales comenzaron a presentar la evidencia para sustanciar las acusaciones contra Manning.

Los investigadores penales del ejército describieron la evidencia obtenida que vincula a Manning con el cúmulo de secretos militares y diplomáticos de Estados Unidos que Wikileaks consiguió y difundió en lo que fue la mayor revelación de material estadounidense confidencial en la historia del país.

Pero entre los primeros puntos que surgieron el sábado fue si la orientación sexual de Manning es relevante en el caso en su contra, sobre todo cuando aún regía la política militar que obligaba a los efectivos gays a callar su situación.

La fiscalía y la defensa discutieron sobre la homosexualidad de Manning y la categoría secreta o no de algunos de los documentos filtrados. En uno de estos casos, el mayor Matthew Kemkes, abogado de la defensa, dijo que el video, de hecho, había dejado de ser secreto.

El viernes fue la primera comparecencia pública de Manning en 19 meses de detención. Manning, con gesto serio, tomaba notas durante la audiencia.

Un tribunal de apelaciones del ejército rechazó el viernes la solicitud de la defensa para recusar por presunta parcialidad al oficial presidente del tribunal, el teniente coronel Paul Almanza. En tanto, los abogados de WikiLeaks y de su fundador Julian Assange pidieron al Tribunal de Apelaciones del Ejército que le conceda dos asientos en la sala de la corte en Fort Meade.

Se reanuda audiencia militar en caso de WikiLeaks

La causa militar contra el soldado acusado de la mayor revelación de material confidencial en la historia de Estados Unidos se reanudó el sábado luego que un tribunal de apelaciones del ejército rechazó un pedido de la defensa para recusar al oficial presidente del tribunal.

El soldado Bradley Manning estaba de regreso en una corte militar el sábado, su 24 cumpleaños, para escuchar a fiscales presentar su caso contra él como fuente principal de la colección de secretos militares y diplomáticos estadounidenses publicados por el portal antisecretos WikiLeaks.

El propósito de la audiencia es determinar si los fiscales tienen suficiente evidencia para enjuiciar a Manning. Los abogados de Manning trataron de conseguir la salida del teniente coronel Paul Almanza del puesto de presidente del proceso, argumentando parcialidad. Pero un tribunal de apelaciones del ejército rechazó el pedido el viernes.

En tanto, los abogados de WikiLeaks y su fundador Julian Assange pidieron al Tribunal de Apelaciones del Ejército que le garantice dos asientos en la sala de la corte en Fort Meade.

Manning, un ex analista de inteligencia del ejército basado en Bagdad, está acusado de entregar a WikiLeaks centenares de miles de documentos confidenciales, incluyendo actas de las guerras en Irak y Afganistán, cables del Departamento de Estado y un video militar secreto de un ataque en 2007 de un helicóptero militar estadounidense que mató a 11 personas, incluyendo un fotorreportero de Reuters y su chofer.

El gobierno de Obama dice que la información entregada a WikiLeaks ha amenazado a valiosas fuentes militares y diplomáticas y dañado las relaciones de Estados Unidos con otros gobiernos.

El viernes fue la primera comparecencia pública de Manning en 19 meses de detención.

Manning depende de una defensa que va a argumentar que la mayoría de la información que él entregó no representaba riesgos alguno.

Además del argumento de parcialidad, el abogado de Manning, David Coombs, dijo que Almanza erróneamente había rechazado el pedido de la defensa de llamar como testigos a los funcionarios que marcaren como secretos los documentos en cuestión.