Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El kirchnerismo en horas bajas da un golpe de autoridad con la ley de medios

Buenos Aires, 30 oct (EFE).- Dos días después de ser castigado en las urnas, el kirchnerismo se anotó un contundente triunfo en la larga batalla judicial que empezó hace cuatro años contra el grupo multimedia Clarín por la ley de medios audiovisuales, declarada este martes constitucional por la Corte Suprema argentina.


Publicidad

En plena resaca electoral, el fallo ha supuesto un espaldarazo al oficialismo, a quien muchos ya auguraban una muerte lenta de aquí a las presidenciales de 2015, tras el revés sufrido en los comicios legislativos y la incertidumbre sobre la salud de la presidenta Cristina Fernández y el regreso a sus funciones.

La sentencia, resuelta a favor de la ley por seis de los siete magistrados de la Corte, cierra cuatro años de disputas y enfrentamientos judiciales entre el Estado argentino y Clarín sobre la validez o no de cuatro artículos de la norma, pero abre una nueva batalla en relación a su aplicación.

Juristas y analistas auguran un largo proceso por delante para la adecuación a la ley no sólo del principal grupo multimedia de Argentina, sino de otros 37 conglomerados de medios que ya presentaron sus planes de adaptación, tal como lo establece la norma sancionada por el Congreso en 2009.

“La misma Corte deja la puerta abierta a Clarín si en el proceso de adecuación que debe realizar no recibiera un trato justo por parte del Estado”, asegura Martín Becerra, especialista en medios y profesor e investigador de la Universidad de Quilmes.

La ley fija para los medios privados de difusión nacional un máximo del 35 % del mercado en cobertura de televisión de aire y un 35 % de abonados en televisión de cable, 10 licencias de radio, 24 de televisión por cable y una de televisión por satélite.

De aplicarse estrictamente, a partir de ahora Clarín debería vender 15 licencias de radio AM y FM y de televisión abierta y 222 licencias de televisión por abono, según la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación audiovisual (Afsca), organismo a cargo de la aplicación de la norma.

En esa eventual venta, el grupo de comunicación podría incluso “solicitar una indemnización por los daños y perjuicios que pudiera sufrir” en el proceso, indica Becerra.

Al ser el más poderoso, Clarín es el principal afectado por la norma, que repercutirá además en otros grupos de comunicación de Argentina o con intereses en el país, como el español Prisa.

En total, según la Afsca, si se cumple con la ley, en principio se deberían poner en venta más de 330 medios, entre licencias y frecuencias de radios AM y FM, canales de TV de cable y abierta y servicios de suscripción por abono.

A pesar del recorte de licencias, tanto la Corte Suprema como expertos en medios aseguran que la aplicación de la norma “no pone en tela de juicio la libertad de expresión”.

“La primera parte del fallo, la de los fundamentos que usa la Corte, ayuda a entender que la libertad de expresión no estaba en juego en esta causa como Clarín pretendía sostener”, afirma Becerra.

De igual manera se expresa Ricardo Lorenzetti, presidente del máximo tribunal argentino, quien asegura que “la postura tradicional” del Supremo es que “los derechos de propiedad, cuando tienen vinculación con licencias, se protegen con una indemnización”.

Lorenzetti también niega que el fallo a favor de la ley sea producto de un pacto con el Gobierno, tal y como se ha denunciado desde algunos sectores de la oposición, al haberse hecho público sólo dos días después de conocerse los resultados de las legislativas.

Lo cierto es que para el kirchnerismo la resolución a su favor supone una bocanada de aire fresco en un entorno que se tornaba hostil por momentos, sin la presencia de Fernández y con una oposición crecida por el varapalo electoral.

Tanto es así, que tras un continuado secretismo sobre la salud de la presidenta, su entorno comienza a lanzar señales de un posible próximo retorno.

Algunos medios, como el diario La Nación, aseguran que los médicos han autorizado a la mandataria “a leer los periódicos e informes generales de Gobierno a partir de hoy”, con la noticia del fallo de la Corte en las portadas. EFE