Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Militares colombianos van a Cuba para preparar el fin del conflicto

Foto de la Presidencia de Colombia.

Bogotá, 3 mar (EFE).- El Gobierno está decidido a agilizar un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y con ese propósito una comisión de altos oficiales de las Fuerzas Armadas apoyará a partir de esta semana a los negociadores en la preparación del fin del conflicto, confirmaron hoy fuentes oficiales.


Publicidad

Esta delegación de cuatro generales y un contraalmirante se sumará a una subcomisión de carácter técnico creada en agosto del año pasado por el Gobierno colombiano para ir avanzando en el último punto de la agenda de diálogos, en paralelo a las discusiones sobre el tema de víctimas que se desarrollan actualmente.

La delegación, que viajará a La Habana a más tardar mañana para empezar sus trabajos el próximo jueves, la integran los generales Martín Fernando Nieto y Alfonso Rojas Tirado (Ejército); Oswaldo Rivera (Fuerza Aérea), Álvaro Pico (Policía) y el contraalmirante Orlando Romero (Armada).

Este grupo trabajará bajo el mando del general del Ejército Javier Flórez, jefe del Comando de Transición creado el año pasado por el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, para preparar al país para pasar de la guerra a la paz en un eventual postconflicto.

“La presencia de militares y policías activos en La Habana es un reconocimiento a la labor de las Fuerzas Armadas en la consecución de la paz. Es también una forma de aprovechar sus conocimientos en la búsqueda concreta de soluciones para la terminación del conflicto que hemos padecido por más de cincuenta años”, dijo hoy Santos en un mensaje a los militares.

La subcomisión de fin del conflicto, integrada por diez delegados de cada parte, comenzó sus trabajos el año pasado y los cinco altos mandos que se sumarán al equipo oficial están llamados a reforzar la parte técnica, explicaron a Efe fuentes cercanas al proceso.

“Este equipo trabajará en las recomendaciones que las Fuerzas Armadas le harán al Gobierno en la búsqueda del fin del conflicto y esperamos que sea exitoso, como lo han sido en todas sus misiones”, agregó hoy Santos.

El jefe de Estado subrayó que los generales y el almirante “no van a negociar”, sino que conformarán un equipo “que apoyará a la mesa de conversaciones sobre la mejor manera de organizar y hacer realidad la dejación de armas, la desmovilización, la reintegración y el cese el fuego definitivo”.

Las FARC están desde el pasado 20 de diciembre en un alto el fuego unilateral e indefinido que ha reducido notablemente la intensidad del conflicto armado colombiano y que debe convertirse en bilateral en algún momento del proceso de paz.

La presencia de los altos mandos de las Fuerzas Armadas y de Policía en La Habana para conversar cara a cara con líderes de las FARC a los que han combatido durante décadas ha generado reacciones a favor y en contra en el país, pero los especialistas coinciden en que no hay nadie mejor que los militares para asesorar a los negociadores en asuntos como dejación de armas o desmovilización de guerrilleros.

El representante en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Todd Howland, consideró hoy “muy favorable” la asesoría de los altos oficiales a la subcomisión porque en la medida en que se avance hacia un cese el fuego bilateral se “puede producir un cambio favorable en relación a los derechos humanos”.

Los altos oficiales “se sentarán con quienes han combatido, con quienes han perseguido en cumplimiento de su deber constitucional, pero esta vez utilizarán la fortaleza de las ideas y de los argumentos para asegurar que el conflicto termine como debe ser”, aseguró Santos.

Para disipar las críticas de sectores de la oposición que acusan al Gobierno de desmotivar a las Fuerzas Armadas, el jefe de Estado afirmó en su mensaje a los militares que están ante un escenario de la historia nacional que “los enaltece” y que su presencia en La Habana es señal de “tranquilidad y confianza” para todos los colombianos.

La subcomisión de la que hacen parte los altos oficiales se reunirá los tres últimos días de cada ciclo de diálogos para, una vez se llegue a un acuerdo en el punto de víctimas, tener avanzado el de fin del conflicto, quinto y último de la negociación con las FARC.

La mesa de negociaciones tiene sede permanente en La Habana desde su instalación en noviembre de 2012. EFE