Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policía de Baltimore entrega informe de muerte de joven negro a la Fiscalía

Baltimore (EE.UU.), 30 abr (EFE).- La Policía de Baltimore entregó hoy a la Fiscalía el “exhaustivo” informe sobre la muerte en custodia policial del joven negro Freddie Gray, desencadenante de disturbios y protestas en esa y otras ciudades de Estados Unidos.


Publicidad

Además, la Policía reveló algunos detalles hasta ahora desconocidos sobre las circunstancias que rodearon la detención y custodia del joven negro de 25 años el pasado 12 de abril, cuando sufrió una lesión en la columna que le provocó la muerte una semana después.

El subcomisario de la Policía de Baltimore, Kevin Davis, reveló hoy que la furgoneta donde llevaban detenido a Gray hizo una segunda parada, de un total de cuatro, de camino a la comisaria para subir a otro detenido.

El otro hombre indicó a los investigadores que la furgoneta no dio frenazos o hizo giros bruscos el resto del trayecto que él compartió con Gray, quien “se movía, daba patadas y hacía ruidos”.

El diario “The Washington Post” ha conseguido hablar con el detenido que supuestamente se subió al furgón policial, quien aseguró que Gray estaba intentando autolesionarse.

El misterio, aún no aclarado, de la lesión mortal de Gray sigue alimentando las peticiones de justicia de los manifestantes, que por miles salieron ayer a las calles de Baltimore, Nueva York, Chicago y Oakland para pedir tomar medidas contra la brutalidad policial.

La Policía de Baltimore, que mantiene tensas relaciones con los vecinos de los barrios más pobres de la ciudad, ha sido denunciada en ocasiones por lo que se conoce como “el paseo del cowboy”: una táctica de castigo en la que se transporta a un detenido sin cinturón de seguridad dando bandazos para que se golpee.

El comisario de Policía de Baltimore, Anthony Batts, se ha quitado de encima la papa caliente de revelar detalles que aclaren quién es responsable de la muerte de Gray y ha decidido pasar las conclusiones de su investigación a Marilyn Mosby, fiscal del Estado para la ciudad de Baltimore.

Mosby, de 35 años y afroamericana, deberá decidir con la información disponible si el Ministerio Público presenta cargos formales por la muerte de Gray.

Esa decisión es largamente esperada por los manifestantes, que piden que se haga justicia y se atajen las causas de la brutalidad policial en la ciudad, así como los problemas sociales que plagan las barriadas negras y pobres donde se produjeron los disturbios del lunes.

Mosby aseguró en un comunicado que la versión policial no será la única que sopese en su decisión, y pidió a los ciudadanos “mantener la paciencia y la paz y confiar en el proceso judicial”.

El caso de Gray se suma a otros de supuesta brutalidad policial contra jóvenes negros desarmados, lo que ha llevado a un movimiento en todo el país contra la impunidad en los casos en que agentes de policía pueden disparar o maltratar a afroamericanos sin consecuencias.

La Policía cuenta con un mayor margen y prerrogativas para evitar que se les someta a un proceso criminal, al tiempo que existe un abanico de situaciones en las que se puede justificar el uso de armas o de una respuesta violenta si se percibe una amenaza.

Este lunes, varios centenares de estudiantes de barrios pobres se enfrentaron a la Policía, quemaron vehículos y tiendas, llevando a la autoridades a declarar el “estado de emergencia” y pedir refuerzos a otras ciudades y el despliegue de 2.000 militares de la Guardia Nacional.

Casi un centenar de policías resultaron heridos (13 de ellos siguen de baja) y más de dos centenares de jóvenes negros fueron detenidos, si bien la mayoría han sido liberados sin cargos.

Desde entonces, la ciudad vive una tensa calma, con toque de queda desde las diez de la noche hasta las cinco de la mañana, protestas pacíficas a diario y peticiones para que la autoridades no dejen que nuevamente se exculpe a la Policía por operar con especial brutalidad contra los negros de zonas pobres. EFE