Ecuador. Jueves 30 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Roma se blinda ante el Jubileo, que comenzará el ocho de diciembre

El Gobierno italiano presentó hoy en Roma el paquete de medidas que pondrá en marcha la próxima semana con el objetivo de reforzar la seguridad en la capital y en el Vaticano ante la inminente celebración del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que comenzará el 8 de diciembre.

Publicidad

“Este dispositivo (…) nace en base a las exigencias que hoy tenemos relativas al terrorismo, lo podemos definir como un plan de seguridad del Jubileo en los tiempos del Estado Islámico”, explicó el jefe de la Policía de Roma, Nicolò D’Angelo, en relación a la situación de alerta que vive Europa tras los atentados terroristas de París del 13 de noviembre.

Las nuevas medidas serán efectivas a partir del 23 de noviembre, quince días antes de que se inicie el evento, e incluyen el aumento en 2.000 agentes de las fuerzas de seguridad que patrullarán cada día las calles de Roma y del Vaticano.

En la rueda de prensa de presentación del paquete de seguridad, D’Angelo explicó que “se incrementarán los servicios de patrulla” y de control no solo en Roma y en el Vaticano sino también “en las áreas periféricas” de la capital italiana, y se establecerá una vigilancia especial en el interior de los autobuses que recorren la ciudad.

“En pocos días pondremos un nuevo servicio de control de todos los medios (que gestiona el ente del transporte público romano) ATAC. Estaremos presentes en los autobuses con nuestras patrullas”, subrayó.

Además, se potenciarán las medidas de videovigilancia y se reforzarán los sistemas de control en los estadios de fútbol y en las zonas de mayor afluencia de personas, como los barrios más frecuentados durante la noche.

Respecto al Vaticano, se implementará aún más la vigilancia en cada evento del Jubileo, como el de la apertura de la puerta santa de la Basílica de San Pedro que se celebrará el día inaugural.

En la plaza de San Pedro se van a establecer treinta accesos, en los que está previsto que se instale un control por escáner para las personas que acudan a la inauguración del Año Santo el 8 de diciembre.

En el Vaticano, y también en otras zonas susceptibles de sufrir amenazas terroristas, como el Coliseo, habrá un despliegue permanente de fuerzas del orden que someterán a controles de detectores de metales a las personas que quieran acceder a su interior.

Además se controlarán todas las vías de acceso de los peregrinos a la ciudad, desde aeropuertos hasta carreteras, además de puertos marítimos como el de Civitavecchia.

La presentación de esta serie de medidas de prevención tuvo lugar 24 horas después de que el Gobierno anunciara la ampliación de la zona de exclusión aérea a prácticamente todo el cielo de Roma durante el Jubileo.

El delegado de Gobierno de Roma, Franco Gabrielli, también se refirió este viernes a esta medida y añadió que durante el Año Santo se impedirá que vuelen drones y aparatos ultraligeros, y habrá siempre un dispositivo aéreo sobrevolando la capital por si fuese necesario abatir alguno de los artefactos que vuelen sin permiso.

Gabrielli apuntó que se trata de un plan de medidas preventivas para reforzar la seguridad en Roma y el Vaticano, pero hizo un llamamiento a la calma y pidió a la prensa que sea prudente y no contribuya a propiciar situaciones de alarma.

“Nadie niega que nuestro país es un posible objetivo del terrorismo. Pero una cosa es la amenaza y el riesgo, y otra son las cosas que se pueden comprobar. Se necesita raciocinio para distinguir muchísimas noticias que carecen de fundamento de aquellas que es importante que la gente sepa”, dijo.

En las últimas horas, Roma ha sufrido varias falsas alarmas de paquetes sospechosos que finalmente resultaron inofensivos, pero que motivaron el cierre temporal del metro.

En relación a estos sucesos, D’Angelo explicó que si la Policía recibe “un aviso de paquete bomba” es necesario activar “un protocolo de seguridad”.

El Jubileo Extraordinario de la Misericordia comenzará el próximo 8 de diciembre y se celebrará hasta el 20 de noviembre de 2016.

Durante este tiempo, se estima que visiten Roma y el Vaticano miles de peregrinos, aunque Gabrielli aclaró que no cree que haya una afluencia masiva, ya que la primera puerta santa se abrirá en Bangui, la capital de República Centroafricana, adonde el papa tiene previsto viajar la semana próxima.

“Esperamos a todos esos peregrinos (…) por la simple razón de que este es un Jubileo Extraordinario de la Misericordia universal; por orden del Santo Padre las puertas santas se abrirán en todas las diócesis”, manifestó. EFE [I]