Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Continúan las protestas vespertinas en Ecuador

Protestas de opositores en Quito el miércoles 17 de junio de 2015. Foto: API

Las protestas vespertinas que a diario se convocaron desde la semana pasada en varias ciudades de Ecuador, remitieron anoche en Quito, aunque sectores obreros e indígenas llamaron a una movilización nacional contra el Gobierno para este jueves.


Publicidad

Decenas de manifestantes se congregaron en la avenida de Los Shyris para protestar contra el Gobierno, pero no tuvieron en frente a simpatizantes del oficialismo, como fue la tónica la semana pasada.

Incluso la Policía sólo se encargó de custodiar la sede del movimiento oficialista Alianza PAIS, que queda en esa calle, y evitó cortar la avenida, para que los manifestantes caminarán libremente.

Las protestas exigen la retirada definitiva de dos reformas impulsadas por el Gobierno sobre las herencias y la plusvalía inmobiliaria, que para los opositores perjudicará a la familia ecuatoriana, aunque el oficialismo justifica que ellas buscan mejorar la redistribución de la riqueza concentrada en pocas manos.

En la movilización apareció un dirigente indígena, Salvador Quishpe, quien, según las redes sociales, convocó a los manifestantes a participar mañana en la movilización nacional organizada por su colectivo, en coordinación con varias centrales obreras.

Mesías Tatamuez, dirigente del Frente Unitario de Trabajadores (FUT), la mayor central obrera del país, dijo que la marcha tiene como fin protestar contra “un conjunto” de políticas aplicadas por el Gobierno.

Tatamuez aseguró que la protesta no rehuye la posibilidad de entablar un diálogo con el Ejecutivo, como propuso el pasado lunes el presidente del país, Rafael Correa, aunque dijo que un eventual encuentro deberá sustentarse en la transparencia, la apertura a todos los sectores y la presencia de la prensa.

El dirigente sindical sugirió que se discutan temas como el nuevo código laboral, las leyes sobre Agua y Tierras, así como el retiro del 40 por ciento de aporte del Estado al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), medidas impulsadas por el Gobierno.

El FUT convocó a la marcha de protesta en una zona céntrica de Quito y “en las plazas y calles” de otras ciudades.

Nelson Erazo, presidente del Frente Popular, otra de las centrales sindicales, retó al presidente Correa a convocar a una consulta popular que defina sobre unas enmiendas constitucionales impulsadas por él.

Una de esas enmiendas incluye la “reelección indefinida”, medida que los opositores temen que permita al mandatario, en el poder desde 2007, presentarse para una nueva reelección en los comicios de 2017.

Correa, que había defendido sus propuestas de reformas a las leyes sobre la herencia y la plusvalía, las retiró temporalmente el pasado lunes de su trámite en el Legislativo, para crear un clima de tranquilidad y paz de cara a la visita al país del papa Francisco, entre el 5 y 8 de julio próximo.

El mandatario llamó también a un diálogo nacional, aunque uno de los mayores opositores a su gestión, el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, cree que Correa intenta con esos anuncios “ganar tiempo” y mermar la reacción ciudadana contra sus políticas.

Nebot ha convocado a una concentración en su ciudad, considerada bastión de la oposición, para el próximo 25 de junio.

En réplica, Correa desafió a Nebot a presentarse a los comicios presidenciales de 2017 y dijo que si lo hace, él se postulará por la reelección.

“Ya se lo dije a Nebot: láncese a Presidente en el 2017, y ahí sí me presentaré, y lo venceré incluso en Guayaquil”, escribió en Twitter Correa, que hasta ahora no ha confirmado oficialmente si correrá o no por un nuevo mandato. EFE (I)

Video relacionado: