Ecuador. Martes 25 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa pide tener mucho cuidado con la participación de la sociedad civil

El presidente Rafael Correa, durante el Foto de la Academia de Ciencias del Vaticano, el 15 de marzo de 2016. Captura de pantalla de la transmisión de la SECOM.

El presidente Rafael Correa ha advertido sobre los peligros de la participación de la sociedad civil, en el marco del foro organizado por la Academia de Ciencias del Vaticano, con motivo del XXU aniversario de la Encíclica Centesimus Annus, promulgada por el papa Juan Pablo II, en 1991.


Publicidad

Correa ha cuestionado las dudas sobre el poder político. “Sí veo un poco la mentalidad de que… por definición los hombres políticos… no sé por qué arte de magia uno puede ser buena persona en la parte privada, tiene la mala suerte de ganar una elección y se vuelve malvado, o sospechoso al menos. Yo creo que eso hace mucho daño… lo que se busca es deslegitimar el poder político… ¿y cómo se cambian estructuras tan injustas en la América Latina sin ese poder político? Aquí se ha dicho que la sociedad civil tiene una importante participación, yo les digo que hay que tener mucho cuidado con aquello…depende cómo se define el Estado”, ha dicho Correa.

Y ha agregado: “Algunas veces cuando me hablan ciertos opositores de que `nosotros somos representantes de la sociedad civil´, yo me pregunto ¿representante de quien soy yo, de los marcianos, entonces, después de haber ganado una elección? Depende de cómo definamos el Estado… El Estado se puede definir como la representación institucionalizada de la sociedad, por medio del cual esa sociedad realiza su acción colectiva. ¿Y cómo se decide esa acción colectiva? Por medio de procesos políticos. Por eso es importante la política. Que puede haber exageraciones del Estado, como lo denunció Juan Pablo II en su Encíclica Centesimus Annus, ¡por supuesto! Pero la solución no es menos Estado, sino  más democracia. Más control democrático. Eso es otra cosa. A mi sí me preocupa cuando se quiere reemplazar al Estado con una definición ambigua de sociedad civil. En este mundo en que vivimos hay cerveza sin alcohol, tabaco sin nicotica, café sin cafeína y queremos política sin políticos.”

Correa ha continuado: “Sí me preocupa eso, porque para mi no hay nada más peligroso para la democracia, que actores políticos sin responsabilidad política, y eso es una de las cosas que está sufriendo América Latina. Por ejemplo una invasión de ongs, muchas de ellas no espontáneas, que no son organizaciones no gubernamentales, sino organizaciones de otros gobiernos, además de poderes fácticos que quieren poner la agenda política, sin responsabilidad política, sin legitimidad democrática, y eso es muy grave para la democracia. Así que tenemos que tener mucho cuidado con lo que definamos como sociedad civil. Por supuesto, la sociedad civil enriquece la discusión. Enriquece la toma de decisiones, etcétera. Pero las decisiones las deben tomar hombres políticos, con legitimidad democrática, y con responsabilidad política.”