Ecuador. Miércoles 28 de septiembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa espera que en mayo esté reconstruido 70 % de lo afectado por el terremoto

Manta (Portoviejo), 16 jun 2016.- El Primer Mandatario, Rafael Correa, recorrió el proyecto social "Sí Vivienda" en Manta. Foto: Pablo Reinoso / Presidencia de la República

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo hoy que, si todo avanza como se espera, para mayo de 2017, cuando finaliza su mandato, se habrá reconstruido entre un 60 y un 70 % de las zonas afectadas por el terremoto de abril pasado en la región costera del país.

Publicidad

“Esto es para varios años, pero esperamos que en los próximos diez meses hayamos cubierto el 60 o 70 por ciento de los daños”, agregó el mandatario en un diálogo con periodistas en la ciudad de Manta, en la zona afectada.

Correa, que hoy supervisó los trabajos de reconstrucción en la provincia de Manabí, la más afectada por el sismo, afirmó que su Gobierno irá “lo más pronto posible”.

“Ya se están construyendo casas, se están construyendo colegios, pronto empezaremos a construir y reconstruir hospitales”, añadió Correa al indicar que el coste de reposición de los daños alcanzará unos 3.300 millones de dólares.

El mandatario, que hoy tenía previsto entregar maquinaria a varios municipios manabitas como Pichincha, Jama, Pedernales, El Carmen y Chone, señaló que del coste previsto para la reconstrucción, el Estado correrá con los dos tercios del monto.

“A dos meses de aquel sismo que hizo temblar la tierra y también la historia” del país, la reconstrucción avanza de buena manera, añadió el gobernante y recordó que el terremoto dejó 668 muertos, 7.000 casas afectadas y 70 escuelas dañadas, además de miles de personas alojadas en albergues temporales.

En su recorrido de hoy, Correa visitó un hospital de especialidades que se construye en Portoviejo, la capital de Manabí, provincia donde se piensan construir 26 escuelas y otras dos en el sur de su vecina de Esmeraldas, también castigada por el sismo de magnitud 7,8 en la escala de Richter.

El gobernante dijo confiar en que los ecuatorianos superarán está “prueba de la naturaleza” y apostilló: “Nuestro pueblo está hecho de barro noble”. EFE (I)

Publicidad