Naciones Unidas condena asesinatos de exguerrilleros en Colombia

Exguerrilleros de las FARC entregando las armas al estado colombiano y a las Naciones Unidas.

La Misión de Verificación de la ONU en Colombia condenó este sábado el asesinato de Wílder Daniel Marín, miembro del partido político FARC y exguerrillero, ocurrido en el municipio de Bello, perteneciente al área metropolitana de Medellín.

«Con Wilder ya son 24 los casos de asesinatos, en 2020, de quienes están comprometidos con su proceso de reincorporación», dijo el organismo internacional en un comunicado.

Según el partido FARC (Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común), el cuerpo de Marín fue encontrado «envuelto en un colchón en llamas» en el barrio de Cabañas, del municipio de Bello.

El exguerrillero desmovilizado estudiaba para ser auxiliar contable en el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y hacía su reincorporación como asociado a la Cooperativa Multiactiva Tejiendo Paz (Cootepaz).

La Misión de la ONU denuncia que desde el 25 de marzo, cuando Colombia empezó la cuarentena por la pandemia de coronavirus, seis exguerrilleros desmovilizados y al menos 32 líderes sociales han sido asesinados en este país.

Igualmente dice que desde que, en noviembre de 2016, se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno colombiano y la entonces guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) «han sido asesinados 198 personas en proceso de reincorporación».

Frente a los hechos, reconoce los esfuerzos institucionales y judiciales que se realizan para esclarecer los asesinatos y «espera que los mismos deriven en resultados concretos, incluyendo que los responsables materiales e intelectuales sean llevados a la justicia».

Asimismo, insta a profundizar las medidas para el desmantelamiento de organizaciones criminales y sus redes de apoyo, con el fin de garantizar la seguridad de excombatientes, líderes sociales y defensores y defensoras de los derechos humanos. EFE (I)

Más relacionadas