Petrolero chino comienza a cargar en el puerto libio de Hariga tras fin del bloqueo

Pozos petroleros de Libia

El petrolero «Olympic Fighter», asociado a la compañía china Unipec, comenzó hoy las labores para cargar crudo en el puerto libio de Al Hariga, al que pudo entrar esta madrugada después de que la Guardia de las Instalaciones Petroleras (PGF) levantara el bloqueo impuesto el pasado martes para exigir el pago de los salarios atrasados.

Según fuentes de Seguridad, la milicia depuso su medida de presión tras un acuerdo entre el Consejo de Ancianos de la vecina localidad de Tobrouk -que se extiende al golfo de Sirte, corazón de la industria petrolera libia-, y la Compañía Nacional de Petróleo (NOC) que fijo un plazo máximo de quince días para satisfacer las soldadas que no se han abonado en casi un año.

Tras el acuerdo, se abrió paso al «Olympic Fighter» para que se apostara en la terminal y comenzara el proceso de carga de un millón de barriles de crudo con destino a China.

Liderada por uno de los señores de la guerra que han hecho fortuna en Libia desde la revolución que en 2011 forzó la caída de la dictadura de Muamar al Gadafi, la milicia mantiene una estable relación con el mariscal Jalifa Hafter, tutor del gobierno no reconocido por la comunidad internacional en el este de Libia y hombre fuerte del país.

Su mediación fue esencial para que el pasado octubre la PFG aceptara el alto el fuego propuesto por la ONU y mediado por Rusia y Turquía y levantara el bloqueo que con apoyo del propio Hafter mantenía desde febrero sobre toda la industria petrolera libia.

El bloqueo había desplomado la producción libia por debajo de los 100.000 barriles diarios y el cese del mismo había permitido que en apenas dos meses Libia recuperar el listón de los 1,2 millones de unidades diarias, muy cerca ya de los 1,8 millones de tiempos de la dictadura.

El bloqueo de instalaciones petroleras y válvulas clave para presionar a los dos gobiernos enfrentados es una contante en Libia desde que el poder se dividiera en 2015 y no se puede descartar que este chantaje se extienda a otras instalaciones también controladas por el PFG en el golfo de Sirte, como las terminales de Ras Lanuf, Es Sider, Brega y Zueitina. EFE

Más relacionadas