América Latina busca afianzar rol de bioeconomía

San José.- El Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) informó este viernes que impulsará el reconocimiento del papel que juega la bioeconomía en la transformación de sistemas alimentarios en América Latina y el Caribe.

El IICA indicó que durante un seminario discutieron que la bioeconomía es cada vez más fuerte en la región pero son necesarios más progresos en áreas como políticas públicas, inversión en investigación pública y privada, ecosistemas para bioemprendimientos y fomento de mercados para los nuevos bioproductos.

«La bioeconomía es relevante para garantizar el acceso a alimentos sanos y nutritivos para todos y, al mismo tiempo, promover industrias de alto valor y muy competitivas, con una producción favorable para la naturaleza», afirmó el director general del IICA, Manuel Otero.

Durante el diálogo llamado «La bioeconomía y la transformación de los sistemas alimentarios de América Latina y el Caribe», organizado por el IICA y el Consorcio Internacional de Investigación en Biotecnología Aplicada, se resaltó el auge de los biocombustibles y los avances en biotecnología, bioenergías, agricultura de bajo carbono y negocios de la biodiversidad.

El evento también contó con la co-organización de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires; el Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo de Francia (CIRAD), Allbiotech, la red latinoamericana de jóvenes líderes en biotecnología y la compañía colombiana Suricata.

El director de Investigación y Estrategia de CIRAD, Guy Henry, manifestó que además la bioeconomía tiene un fuerte vínculo con la salud, sobretodo en tiempo de pandemia.

«Un tema bastante importante de la pandemia es que reintroduce a la salud como parte de la bioeconomía. En América Latina, en los últimos 10 años, casi no hemos hablado de salud. Ciencia, tecnología e innovación todavía siguen necesitando refuerzos y una de las maneras de hacerlo es a través de la cooperación internacional», dijo Henry.

En la actividad el IICA presentó un documento en que se abordan temas como la ciencia y la tecnología, en particular la convergencia tecnológica, los recursos, los principios biológicos y la posibilidad de ofrecer de manera sostenible bienes y servicios a toda la economía.

Entre los beneficios de la bioeconomía para la región destacan las ganancias en eficiencia y sostenibilidad en los procesos de los sistemas alimentarios, así como la influencia y transformación de los territorios rurales y un mejoramiento en la nutrición y salud.

Además de la simbiosis entre la biología, las tecnologías de información y la digitalización, las ingenierías, la robótica y la inteligencia artificial, que permiten un aprovechamiento más eficiente y sostenible de los recursos de los sistemas alimentarios.

«Las tres principales cosas que vemos como parte de la agenda pendiente son la necesidad de mayor capital de riesgo en términos de volumen, mejores políticas públicas que promuevan el emprendimiento de base científica tecnológica, y el acceso a infraestructura y equipamiento», comentó el director ejecutivo de Allbiotech, Daniel Domínguez Gómez.

La actividad fue realizada previo a la Cumbre sobre Sistemas Alimentarios 2021, convocada par este año por las Naciones Unidas. EFE

mjb/dmm/dmt

Más relacionadas