«Night Walk for Edinburgh», la ruta nocturna que seduce

Foto difundida por Times.co.uk

Edimburgo (Reino Unido).- «Hay mucho que ver aquí», dice la sugerente voz de la artista canadiense Janet Cardiff a través de los auriculares. Está a punto de empezar «Night Walk for Edinburgh», el paseo nocturno por las calles más icónicas de la capital escocesa que presenta este año el Festival Internacional.

La ruta, que es un proyecto de la galería de arte The Fruitmarket Gallery en el que también colabora el Festival de Arte, empieza en una de las cafeterías del casco antiguo edimburgués, donde los participantes recogen un móvil y unos auriculares que serán su herramienta para adentrarse en esta singular experiencia.

La caminata empieza justo enfrente del punto de recogida, cuando la voz indica subir la escalinata del Advocate’s Close. Los ‘close’ son los callejones perpendiculares a la Royal Mile, la principal vía que vertebra la ciudad vieja de Edimburgo, por donde transcurre principalmente el paseo.

Al poco tiempo de comenzar, se comprueba que la promesa inicial de Cardiff era real. Cuando la luz empieza a descender y la actividad disminuye, Edimburgo se alza llena de descubrimientos: edificios de los que uno no se había percatado, antiguas inscripciones en paredes y dinteles o ventanas iluminadas a las que asomarse.

El objetivo de Cardiff y del también corresponsable del proyecto George Bures Miller es presentar una propuesta artística que juega con la idea de las rutas turísticas, pero en un formato totalmente diferente a los que se ofrecen hasta ahora.

Proponen una experiencia en la que el participante se acerque al vídeo de forma íntima, ya que no hay ningún intermediario entre ellos, y se deje atrapar por el encanto de las calles mientras anochece.

Según explicó a Efe la directora de The Fruitmarket Gallery, Fiona Bradly, Cardiff y Miller «llegaron hace diez años a Edimburgo y percibieron que la ciudad tenía algo de ficción», que se trata de un lugar «que cuenta historias».

«Es una ciudad con capas. Tiene cosas nuevas superpuestas sobre cosas viejas, que a su vez están sobre otras más antiguas, por lo que pensaron que podían trabajar sobre ello en forma de una ruta que cubriera un poco de la historia de Edimburgo y además contar nuevas historias», afirmó.

A lo largo del kilómetro que cubre el recorrido, se narra un relato en el que ha habido un asesinato y en el que no hay un claro desenlace, pero en el que intervienen un mago, un violinista, una cantante y hasta un cochecito que se precipita por una escalera.

La banda sonora, que a veces acompaña la melodía con pasos y susurros, consigue envolver al participante en la historia y que llegue a serle complicado distinguir qué es lo que ve a través de la pantalla y qué es lo que realmente sucede a su alrededor.

Para Bradley, esta es una de las claves, el combinar la visión pasiva a través de un dispositivo móvil, a lo que hoy «la mayoría está ya acostumbrada», según precisó, y hacerlo en un entorno en constante cambio y movimiento.

«Lo que han querido hacer es indagar en esa idea de que tu estás en tu mundo privado mirando una pantalla pero también en la calle, de forma que no sabes si lo que estás viendo está en la pantalla o es real, si lo estás controlando o no», señaló.

Además, en esta época del año, las calles de la capital, y en concreto la Royal Mile, no son un escenario cualquiera. La vía más conocida es sede del Festival Fringe, que durante el mes de agosto se promociona en ella a base de todo tipo de espectáculos como conciertos, monólogos, malabares y funciones de teatro.

«Edimburgo en agosto y por la noche es un mundo completamente diferente. Hay muchísima gente bien sean artistas, gente que viene a ver el Fringe y residentes que están disfrutando de él o yendo de un sitio a otro. Edimburgo tiene muchas historias y mucha gente que la habita en esta época del año, por lo que hacer algo sobre ello fue un reto, pero también algo emocionante», describió Bradley.

Un cóctel que sin duda ha seducido a los espectadores, ya que están agostadas las entradas para todas las rutas que se realizan ocho veces al día hasta el 25 de agosto, y que ha convencido a The Fruitmarket Gallery a hacer de ella una de sus actividades permanentes. EFE

rc/ad/msr

Paypal