Petróleo sube otra vez y sigue al borde de los US$60

Foto subida a Flickr por José Ricardo Martínez, en septiembre de 2013, que muestra un pozo petrolero en Lora, España.

El precio del petróleo de Texas (WTI) para entrega en agosto abrió este lunes con un ascenso del 2,46 % (1,44 dólares) y a las 09.05 hora local (13.05 GMT) el barril cotizaba a 59,91 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York, tras el deshielo en las relaciones comerciales entre EE.UU. y China.

El precio del crudo texano se acerca a los psicológicos 60 dólares el barril, sobre todo gracias a que la OPEP y sus aliados parecen encaminados a extender los recortes de suministro hasta al menos el final de 2019 en su reunión en Viena esta semana.

En todo caso y tras la crisis del estrecho de Ormuz entre EE.UU. e Irán -aún por ver cómo evoluciona-, los inversores han recibido bien lo que al parecer es un acercamiento, producido el pasado fin de semana, en las relaciones comerciales entre Washington y Pekín, lo que puede animar al crecimiento.

El pasado sábado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, acordaron una nueva tregua en su guerra comercial, por la que Washington frenó la imposición de nuevos aranceles a China y accedió a permitir que las empresas estadounidenses vendan productos a la tecnológica Huawei.

Durante una reunión de más de una hora en la ciudad japonesa de Osaka, donde ambos participaron en la cumbre del G20, Trump y Xi accedieron a reanudar las negociaciones comerciales y aparcaron la amenaza estadounidense de extender sus aranceles a todas las importaciones chinas.

«Vamos a trabajar con China desde donde nos habíamos quedado, para ver si podemos llegar a un acuerdo», dijo Trump en una conferencia de prensa al término de la cumbre en Osaka.

Trump había amenazado con imponer aranceles de entre el 10 o el 25 % a unos 325.000 millones de dólares en importaciones chinas, lo que había alarmado a los mercados internacionales y a numerosas empresas estadounidenses, que temían aumentos de precios en algunos de los productos preferidos por los consumidores.

El acuerdo con Xi implica que esos gravámenes están fuera de la mesa por ahora, pero EE.UU. mantiene en vigor sus aranceles a productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares, y China conserva sus gravámenes a importaciones estadounidenses por 110.000 millones de dólares. EFE

Paypal