Petróleo se dispara en el mercado asiático en las primeras horas del lunes

Un inversionista saudí pasa frente a los monitores de la bolsa de valores de Arabia Saudí, en Riad (capital saudí), 14 de diciembre de 2016. EFE

Los precios del petróleo se han disparado en las primeras operaciones de este lunes entre un 15% y un 20% por el aumento de la tensión en Oriente Próximo tras el ataque con drones contra varias instalaciones clave de la petrolera estatal de Arabia Saudí, Aramco.

Los precios de los futuros sobre el West Texas Intermediate, el crudo de referencia en Estados Unidos se han disparado más de 8 dólares, hasta algo más de 63 dólares por barril al reabrirse los mercados financieros. Las subidas de los futuros sobre el brent son aún mayores en los primeros compases. El barril ha llegado a 71,95 dólares tras apuntarse una subida de casi 12 dólares, un 19% en la apertura del mercado de Singapur, según los datos de Bloomberg.

Habrá que esperar a la apertura de los mercados europeos, con volémenes de contratación mucho mayores, para ver si la magnitud de la subida se confirma.

Aramco ha pedido alrededor de 5,7 millones de barriles por día de producción después de que diez aviones no tripulados atacaran el sábado la mayor instalación de procesamiento de crudo del mundo en Abqaiq y el segundo campo petrolero más grande del país en Khurais, dijo la compañía. Los ataques han sido reivindicados por los rebeldes hutíes de Yemen.

El impacto de la acción se pudo ver hoy en el desplome de la bolsa saudí y muchos expertos temen que pueda afectar a la salida a bolsa de la petrolera estatal saudí, considerada por las agencias crediticias Moody’s y Fitch como la empresa con más ganancias del planeta.

Simultáneamente, el conflicto yemení continúa su marcha con una serie de bombardeos que han tenido lugar en las últimas 24 horas.

Hoy mismo, cazas saudíes atacaron posiciones hutíes cerca del distrito de Abs, en la provincia fronteriza con Arabia Saudí de Hacha, una zona convertida en campo de batalla, informó la cadena Al Masira, controlada por los rebeldes.

En la vecina Saada, el principal bastión de los rebeldes, apoyados por Irán, más aeronaves de Arabia Saudí realizaron al menos siete bombardeos contra dos conjuntos de barracas, donde también hubo ataques durante la noche.

«Cazas sobrevolaron constantemente la ciudad hasta la madrugada y no pudimos dormir debido a los bombardeos«, aseveró a Efe por vía telefónica desde Saada el testigo Naif Ali.

El conflicto yemení estalló a finales de 2014 cuando los rebeldes ocuparon Saná y otras provincias del país y expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, hoy exiliado en Arabia Saudí.

Riad y sus aliados árabes intervienen militarmente en el conflicto desde marzo de 2015 para tratar de derrotar a los hutíes, apoyados por Irán, y restituir al dirigente exiliado. EFE