Ecuador, jueves 22 de febrero de 2018

Teatro de Miami presume en su cartelera de representar a “países de mierda

fachada del Teatro Colony, una joya del estilo Art Decó, en Miami . EFE/Mar Vila

Miami, (EFE).- La cartelera del Teatro Colony, una joya del estilo Art Decó, anuncia estos días a los viandantes de una de las calles más transitadas de Miami Beach que “representa con orgullo a artistas de países de mierda”.


Publicidad

El director artístico del teatro, el venezolano Michel Hausmann, dijo hoy a Efe que se trata de una “respuesta” a las polémicas palabras atribuidas al presidente Donald Trump sobre El Salvador, Haití y países africanos, acorde con lo que el Colony representa, especialmente en una ciudad de inmigrantes como Miami.

“Esto va alineado con nosotros como compañía de teatro, con nuestra misión, que es siempre estar en conversación con lo que está pasando en nuestra comunidad”, expresó Hausmann.

“Nosotros vemos el teatro no como algo que está totalmente divorciado de la sociedad, es una fuente de conversación”, precisó.

El artista venezolano explicó que “durante varias semanas” el famoso teatro de arquitectura Art Decó, en Lincoln Road, uno de los bulevares comerciales más turísticos de Miami Beach, va a tener en cartelera: “Colony Theatre proudly represents artists from sh!thole countries” (El Teatro Colony representa con orgullo a artistas de países que son agujeros de mierda).

El presidente Trump niega haber llamado “agujeros de mierda” a El Salvador, Haití y varios países africanos en una reunión sobre política migratoria, pero el senador Dick Durbin, uno de los participantes, asevera que sí lo dijo.

“A mí me pegó duro esos comentarios porque Miami es una ciudad de inmigrantes y la comunidad haitiana es muy nuestra”, se lamentó Hausmann.

Recordó que Miami es una diversa comunidad de inmigrantes en la que prácticamente se habla español, inglés y creole (lengua oficial de Haití junto al francés), y donde el 8 % de su población es de origen haitiano.

Recordó que Miami es el reflejo de lo que va a ser Estados Unidos en 2050, donde las minorías van a ser mayorías y el país va a ser más diverso.

“Es un golpe bajo para nosotros”, manifestó el director artístico de este teatro que mantiene una cartelera multicultural internacional durante todo el año.

La respuesta del teatro se suma a la de Haití, países africanos, grupos civiles y también congresistas de Estados Unidos, que suscribieron una resolución para “censurar” a Trump por los “comentarios racistas de ‘agujeros de mierda'”.

“Debemos defender a estas comunidades diversas que representamos”, indicó Hausmann.

Para nosotros la diversidad está en el corazón de todo lo que hacemos. Nosotros como compañía de teatro hacemos trabajo que sea tan diverso como la ciudad en la que vivimos y que está en conversación con lo que está pasando en nuestra ciudad y en nuestro país“, dijo el director artístico.

Las marquesinas del Teatro Colony ya se habían pronunciado en varias ocasiones sobre la política de Trump sobre el cambio climático y la protesta de supremacistas blancos de Charlottesville con leyendas como “Preferiríamos ser un teatro sobre el agua” y “Llamen a la maldad por su nombre, no por la realidad alternativa”, respectivamente.

De igual forma se unieron a la burla sobre la inexistente y misteriosa palabra de Trump “covfefe” con “Ahora presentando: Un tranvía llamado Covfefe”.

“Los artista tenemos que ser parte de la conversación y en algún momento empezar esa conversación”, señaló.

El teatro anuncia además esta semana el próximo estreno de la obra “The Elaborate Entrance of Chad Deity”, que destaca a cuatro estereotipos: un “ilegal” con un sombrero mexicano, un delincuente afroamericano con una cadena de oro, un terrorista con turbante y un alto ejecutivo empresarial con una gorra roja.

Hausmann explicó que se trata de una coincidencia pues la obra, que se escribió hace diez años, prácticamente conecta el mundo de la lucha libre con el de Trump, que se caracteriza por una “comunicación no intelectual sino emocional basada en estereotipos básicos”, como es el caso de los apodos que suele usar el mandatario. EFE

ims/ar/eat