Procesan a actor español Willy Toledo por insultar a Dios y a la Virgen María

Un juez ha procesado al actor español Willy Toledo por insultar a Dios y a la Virgen María en unos comentarios publicados en Facebook que “contienen frases potencialmente ofensivas para la religión católica y sus practicantes“.

En un auto, el juez asegura que “existen motivos suficientes” para imputar al actor un delito contra los sentimientos religiosos.

Toledo fue arrestado el pasado día 13 y puesto a disposición judicial después de negarse a comparecer en las dos ocasiones en las que fue reclamado por el juez a raíz de una denuncia presentada por la Asociación Española de Abogados Cristianos.

Y cuando lo hizo, solo respondió a una única pregunta de su abogado, en la que se ratificó en lo dicho en un escrito que presentó hace unos meses donde insistía en que no ha cometido “ningún delito” al estar amparado por su libertad de expresión y, por tanto, no consideró “necesario” presentarse ante “ningún juez ni fiscal”.

En el auto de procesamiento, al que tuvo hoy acceso Efe, el juez considera que “al menos los mensajes publicados el 5 de julio de 2017 pudieran no estar amparados por el citado derecho fundamental y, por ello, no cabe aquí excluir la posibilidad de que integren el citado delito contra los sentimientos religiosos”.

En dichos comentarios el actor tildó de “energúmena” a una jueza de Sevilla (sur de España) que decidió abrir juicio oral a tres mujeres acusadas de un presunto delito contra los sentimientos religiosos, por llevar a cabo una procesión con una gran vagina, que llamaron “la procesión del coño insumiso”.

Y después escribió: “Yo me cago en Dios y me sobra mierda para cagarme en el dogma de la santidad y virginidad de la Virgen María. Este país es una vergüenza insoportable. Me puede el asco. Iros a la mierda. Viva el coño insumiso“.

El abogado del actor señaló en un escrito que el hecho de que pueda abrirse juicio contra el actor, “implica clara y rotundamente que en este país se está criminalizando la libertad de expresión, y lo que es más grave, la libertad de pensamiento”.

Toledo ha sido en los últimos años protagonista de numerosas polémicas, al acusar a la Policía española de torturar a los detenidos; realizar una huelga de hambre por la expulsión de una mujer marroquí a su país; llamar “delincuente común” al fallecido disidente político cubano Orlando Zapata o irrumpir en el Congreso de los Diputados con gritos a favor de la libertad del Sáhara. EFE

(I)

Paypal