Cuñado del rey de España sale de prisión para voluntariado

Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina y cuñado del rey Felipe VI, a su llegada este jueves, al Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón (Madrid) para cumplir su primer día de voluntariado donde ayudará en actividades de movilidad y deporte adaptado a discapacitados intelectuales. Se trata de su primera salida de la cárcel desde que ingresó el 18 de junio de 2018 en la prisión de Brieva (Ávila) para cumplir una condena de 5 años y 10 meses de prisión por el caso Noós. EFE/JJ Guillén

Iñaki Urdangarin, el cuñado del rey de España, Felipe VI, en prisión por un caso de corrupción, salió este jueves por primera vez de la cárcel para hacer una labor de voluntariado en un centro para discapacitados intelectuales, tras una decisión judicial que generó controversia en España.

Urdangarin (1968), esposo de la infanta Cristina de Borbón, hermana del monarca, está en una pequeña prisión de la provincia de Ávila, próxima a Madrid, desde el 18 de junio de 2018, condenado a cinco años y diez meses de cárcel por malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias en un caso de corrupción, conocido como caso Nóos.

Desde hoy, saldrá los martes y los jueves durante ocho horas para hacer tareas de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón, localidad próxima a Madrid, donde ayudará en actividades de movilidad y deporte adaptado a discapacitados intelectuales.

En contra del criterio de los responsables de la prisión y del fiscal, el juez accedió a la petición del preso, en aplicación del reglamento que permite esta medida para condenados que todavía están en régimen ordinario (sin permisos de salida), pero que cumplen una serie de requisitos como la baja peligrosidad y la ausencia del riesgo de fuga.

El cuñado del rey, admirado años antes por ser un deportista de élite que entró en la Familia Real, abandonó la cárcel en un vehículo sin los cristales tintados, donde lo esperaban decenas de cámaras de televisión y fotógrafos desde primera hora de la mañana.

Urdangarin debe recorrer 103 kilómetros para llegar al centro en el que hará labores de voluntariado y lo tendrá que hacer por sus propios medios, es decir, no será conducido por las fuerzas de seguridad. Deberá estar de vuelta a su celda a primera hora de la tarde, indicaron a Efe conocedoras del dispositivo.

El Hogar Don Orione, al que este jueves acudirá por primera vez Urdangarin, es una entidad sin ánimo de lucro gestionada por la congregación religiosa italiana Pequeña Obra de la Divina Providencia. Un centro residencial y de día para personas adultas con discapacidad intelectual y alto nivel de dependencia. EFE