Ecuador, miércoles 17 de enero de 2018

Corte de Colombia permite a guerrilleros de las FARC participar en política

Con seis votos a favor y tres en contra, la Corte Constitucional de Colombia aprobó el artículo tercero del Marco Jurídico para la Paz, que negocia el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con la guerrilla de las FARC, y que permitirá la participación en la política de los guerrilleros y desmovilizados. La Corte establece como excepción a los culpables de crímenes graves, de lesa humanidad y genocidio.


Publicidad

El alto tribunal resolvió por seis votos a favor y tres contra dar luz verde a esa medida de “justicia transicional”, que establece la restricción política para condenas de lesa humanidad y permite que puedan ser elegibles por voto popular los guerrilleros con “delitos menores”, según recogen medios locales.

La decisión supone que el Congreso podrá expedir una ley estatutaria que regulará “cuáles serán los delitos considerados conexos al delito político para efectos de la posibilidad de participar en política”, en aras de determinar quién puede presentarse a unas elecciones y quién no.

La demanda que llevó esa norma a la Corte Constitucional pretendía eliminar la medida al entender que la limitación a la participación en política debía extenderse a quienes han cometido acciones terroristas, de narcotráfico y crímenes de guerra.

Con la decisión judicial, se avanza en la implementación de un marco legal definitivo para hacer frente a la “justicia transicional” que se espera desarrollar próximamente en un escenario de postconflicto en Colombia.

Los diálogos de paz que el Gobierno y las FARC desarrollan en La Habana atraviesan actualmente el cuarto de los cinco puntos de la agenda, por lo que el Ejecutivo del presidente colombiano, Juan Manuel Santos, quien este jueves asumirá un segundo mandato tras ganar la reelección en junio con la bandera de la paz, espera que el acuerdo definitivo llegue este mismo año.

Precisamente la participación política ya fue debatido por ambas partes, que alcanzaron un preacuerdo sobre este asunto, que fue el segundo tratado en las negociaciones de La Habana.