EEUU emite alerta para no viajar a 5 estados mexicanos

REFERENCIA | Foto referencia: En esta imagen del jueves 29 de junio de 2017, un hombre que fue baleado yace en la carretera en la localidad de Navolato, en el estado de Sinaloa, México. En el lugar se encontraron casquillos de armas AK y AR-15. Pese a las promesas de seguridad del presidente, Enrique Peña Nieto, cuando asumió el cargo hace cinco años, la violencia ha superado incluso a los días más oscuros de la guerra contra las drogas lanzada por su predecesor. (AP Foto/Enric Marti)

El gobierno de Estados Unidos advirtió severamente el miércoles de no viajar a cinco estados de México, los cuales fueron colocados al mismo nivel que países como Siria, Yemen y Somalia.

La cinco entidades son el estado fronterizo de Tamaulipas y los estados de Sinaloa, Colima, Michoacán y Guerrero, en la costa del Pacífico, todos epicentros de actividad relacionada con la droga, ya sea por albergar rutas de tráfico o amplios cultivos.

Anteriormente, el Departamento de Estado había disuadido a la gente para que no viajara a todos o a algunos de los cinco estados mexicanos, pero las nuevas alertas, incluidas en un sistema renovado, son más severas al colocar a las entidades en el nivel 4, el cual es el más alto en cuanto a peligro potencial.

Todo el territorio de México está clasificado en el nivel dos, que quiere decir que los estadounidenses deben tener “mucha cautela” debido a las preocupaciones por el crimen. Sin embargo, 11 estados mexicanos adicionales fueron clasificados con una alerta de nivel tres el miércoles, la cual pide a la gente a “reconsiderar viajar” a esos lugares. México tiene 31 estados, de los cuales la mitad está ahora bajo alertas de nivel 3 o 4.

Aquellos estados en los que los estadounidenses deben reconsiderar ahora su viaje son el Estado de México _el más poblado de México, que incluye muchos suburbios de la Ciudad de México_, y Jalisco, donde se encuentran la ciudad de Guadalajara, el destino turístico de Puerto Vallarta, y las comunidades de Chapala y Ajijic. Sin embargo, la alerta de viaje decía que “no había restricciones para los empleados del gobierno de Estados Unidos que viajen… a Guadalajara, Puerto Vallarta, Chapala y Ajijc”.

No fue posible obtener los comentarios de la Secretaría de Turismo de México al respecto.

Gran parte del norte de México, incluidos los estados fronterizos de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León y Sonora, así como Durango, Zacatecas y San Luis Potosí, se encuentran bajo alertas de nivel 3.

Desde hace mucho tiempo los empleados del gobierno estadounidense tienen prohibido viajar a esos estados. El año pasado, el Departamento de Estado extendió una prohibición total a los viajes personales de los empleados gubernamentales al estado de Guerrero.

El personal estadounidense había sido autorizado a viajar al destino turístico de Ixtapa, el último lugar en Guerrero al que se le había permitido ir. Los viajes personales por tierra y hacia la ciudad turística de Acapulco ya habían sido prohibidos.

Tamaulipas ha sido azotado por conflictos territoriales entre cárteles de droga rivales, mientras que en Sinaloa se encuentra el cártel que lleva el mismo nombre del estado. Por su parte, Michoacán estaba tan dominado por un grupo narcotraficante que en 2013 los propios ciudadanos tomaron las armas para expulsarlos.

Los homicidios en Colima han aumentado en los últimos años debido al crecimiento del Cártel de Jalisco Nueva Generación, y el estado tiene ahora la tasa de homicidios más alta de México, con 83,3 asesinatos por cada 100.000 residentes, según cifras de los primeros 11 meses de 2017.

El estado con la segunda tasa de homicidios más alta _con 61,6 por cada 100.000 habitantes_ era Baja California Sur, estado donde se encuentran los destinos turísticos de Los Cabos. El estado conservó su alerta de nivel dos, a pesar de una serie de tiroteos y asesinatos en los últimos meses.

El aumento en los niveles de violencia no ha afectado hasta ahora a Los Cabos, el cual vio un incremento del 16% en el turismo y un 18% en la ocupación hotelera en 2017, indicó Rodrigo Esponda, director general del Fideicomiso de Turismo de Los Cabos.

Esponda dijo que los funcionarios locales y los operadores turísticos han invertido en mejorar la seguridad, incluidos sistemas de cámaras de vigilancia y la construcción de una nueva base de la Armada.

El director general puntualizó que seguirán trabajando muy duro en 2018 para asegurar que Los Cabos continúe como un destino vacacional seguro.

A principios de semana, el secretario de Turismo Enrique De la Madrid dijo a los medios locales que “a mi juicio, el reto más importante que tenemos en el sector turístico son eventos o temas de inseguridad que ahora han ocurrido en destinos donde antes no ocurrían, léase por ejemplo Cancún, La Paz y Los Cabos”.  —  (AP)

Más relacionadas