Los soldados kurdos celebran su año nuevo en el asedio al Estado Islámico

Milicias kurdas en Siria.

Los soldados de las milicias kurdas que asedian al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en su último reducto en Siria celebraron hoy el Nouruz, el año nuevo kurdo, durante las operaciones contra los yihadistas en Al Baguz.

Los soldados de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) encendieron hogueras en la noche de este miércoles, en la víspera del Nouruz, y dispararon al aire para celebrar la festividad, según vídeos difundidos por el Rojava Media Center, un grupo de activistas que trabaja con el Gobierno regional kurdo, no reconocido por Damasco.

Las FSD se han hecho con el control de la mayor parte de Al Baguz, la última población del «califato» proclamado por los yihadistas en 2014, y los últimos combatientes del EI están arrinconados en una estrecha franja de terreno a lo largo de la orilla del río Éufrates, cerca de la frontera iraquí.

El responsable de la oficina de Relaciones Exteriores del Gobierno kurdo, Shuar Agha, dijo a Efe que la celebración de Nouruz este año es «especial» para los kurdos sirios por la inminente victoria de la ofensiva contra el EI.

«El fin del EI se considera como el cierre una etapa negra que duró varios años y se parece a lo que hizo Kawa el herrero, que mató al tirano hace más de mil años», dijo Agha.

Agha aludía así a Kawa el herrero, un héroe mitológico venerado de los kurdos y que, según la leyenda, llevó a cabo un magnicidio contra el rey que oprimía a este pueblo, que ahora está repartido entre Turquía, Irak, Irán y Siria.

El EI invadió en 2014 gran parte del noreste y norte de Siria, territorios de mayoría kurda, además de amplios territorios en el vecino Irak.

Las FSD, apoyadas por la coalición internacional que capitanea Washington, ha sido uno de los principales ejércitos que han participado en la ofensiva contra los yihadistas y ha recuperado desde finales de 2014 las provincias sirias al este del río Éufrates.

Las celebraciones del Nouruz tuvieron lugar en numerosas ciudades y pueblos del norte y noreste de Siria, como Al Raqa, Al Hasaka, Tel Abiad y Ain al Arab y Al Qahtania.

«En todos los pueblos y ciudades del norte de Siria hay festivales y en la ciudad de Al Qahtania se encuentra la celebración central, donde hay actividades populares y oficiales», dijo a Efe uno de los organizadores, Fahd Sabri.

En las festividades participan kurdos y también los habitantes de etnia árabe y turcomana, tanto musulmanes como cristianos y de otras minorías religiosas.

En muchas de estas fiestas, los kurdos llevaban banderas y fotos de muertos en los combates contra el EI y también, fotos de líder kurdo Abdullah Öcalan, fundador del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) encarcelado desde 1999.

El Nouruz coincide con el equinoccio de primavera y marca el comienzo del nuevo año en el calendario solar persa, usado por los kurdos.

La festividad es un momento de alegría en que se celebran el renacimiento, la llegada de la luz y la fertilidad con rituales que mezclan la tradición y la superstición y que se celebra en todos los países con influencia cultural persa, de Turquía a Asia Central.

Desde hace siete años, este festejo está incluido en la lista de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. EFE

Paypal