Oposición rusa mantiene presión antes de legislativas

Moscú (Federación de Rusia), 03/08 / 2019.- La policía antidisturbios rusa lleva a un participante detenido de la acción de protesta de la oposición liberal en el centro de Moscú, Rusia, 03 de agosto de 2019. La oposición liberal llamó a sus partidarios a continuar sus acciones de protesta contra el rechazo sus candidatos para las elecciones de la Duma de la ciudad de Moscú, que está previsto para el 8 de septiembre. La mayoría de los candidatos fueron arrestados administrativamente antes y durante la acción de protesta de la semana pasada, donde fueron detenidos unos 1.300 participantes. (Elecciones, Protestas, Rusia, Moscú) EFE / EPA / MAXIM SHIPENKOV

La oposición rusa optó hoy por los piquetes en solitario para mantener la presión sobre las autoridades en una jornada que transcurrió sin mayores incidentes.

Serguéi Mitrojin, el primer aspirante opositor en ser registrado como candidato a las polémicas elecciones al legislativo de la capital, confirmó a Efe que para este sábado solo se anunciaron piquetes solitarios «que no suponen una gran cantidad de personas».

En el transcurso de la semana varias formaciones políticas solicitaron permiso a la Alcaldía de Moscú para realizar desde marchas hasta manifestaciones, otorgándose el permiso solo al Partido Comunista de Rusia, que se concentró en la avenida Sájarov.

Tras semanas de manifestaciones de protesta contra el proceso electoral a la Duma de Moscú, que llegaron a reunir el sábado pasado a 50.000 personas tras la descalificación como candidatos de los principales aspirantes opositores, varias plazas de la capital fueron tomadas por activistas de diversos signos políticos que salieron a realizar piquetes solitarios pacíficos.

Mitrojin, miembro del partido liberal Yábloko, señaló que «esto no es nada malo», ya que se trata de una lucha a largo plazo.

«Yo pienso que la protesta ya incidió, en serio, y no en las autoridades sino en la sociedad, que acepta las protestas. Incluso la encuestas sociológicas oficiales muestran que la sociedad está de acuerdo y apoya las protestas, que la sociedad se despertó», argumentó.

El candidato a diputado señaló que se trata de «un logro colosal de estas protestas», y que las autoridades se verán obligadas a reaccionar ante esto tarde o temprano.

Los activistas se encuentran rodeados de periodistas, a los que conceden entrevistas. La policía aconseja a los piqueteros mantener la distancia entre ellos, pero sin intervenir.

Según Grigori Yavlinski, el líder de Yabloko, las protestas de las semanas anteriores y los piquetes «distan mucho de ser un movimiento».

«No nos hagamos ilusiones, se trata de un largo camino político. Cuando exista un gran partido político, con sus líderes, su programa, entonces comenzarán los cambios. Mientras no se dé esa condición no pasará nada», afirmó, al señalar que su partido está abierto a consolidar la oposición al régimen del presidente ruso, Vladímir Putin.

Yelena Rusakova, también miembro de Yábloko, estima que es hora de que «los participantes de la coalición democrática que se ha conformado en torno a los mitines hagan una amplia coalición o movimiento en defensa de la libertad de elección».

«Esto no despierta objeciones, por lo que podría resultar, y al menos yo trabajaré en esta dirección, porque los ciudadanos necesitan expresar sus posiciones, expresar sus demandas de un modo sistémico y lograr determinados logros», defendió.

En el bulevar Arbat se organizó una marcha espontánea, según reporta el medio digital ruso Meduza.ru, integrada por medio centenar de personas que marchan gritando «Putin ladrón» y otros esloganes. Los manifestantes han recorrido la calle varias veces de extremo a extremo. Hasta el momento, la policía se ha limitado a hacer una detención.

En San Petersburgo, donde también tienen lugar protestas, la policía ha detenido a 12 personas.

Horas antes, el Partido Comunista de Rusia celebró el mitin autorizado por la Alcaldía de Moscú en la avenida Sájarov con la demanda de «elecciones limpias», al que asistieron, según la dirección capitalina de la Policía, alrededor de 4.000 personas.

Los comunistas, que se distancian tanto de la oposición no parlamentaria como del partido del Kremlin, Rusia Unida, llamaron a los presentes a sumarse a la «unión de las fuerzas estatales-patrióticas» y defender el restablecimiento de una Unión Soviética «renovada».

Tras la demostración de fuerza de la oposición del sábado pasado, la policía moscovita tomó medidas de seguridad.

Según informó la agencia rusa Interfax, en diversas plazas y bulevares, así como en el metro de la capital rusa se emplazaron cordones policiales y circulan patrullas de las fuerzas especiales. EFE (I)

fss/si

Paypal