Ecuador, lunes 18 de junio de 2018

El éxodo venezolano

Maríasol Pons
Guayaquil, Ecuador

El socialismo del siglo XXI es un concepto que aparece en la escena mundial en 1996, a través del sociólogo y analista político alemán Heinz Dieterich.

Un sistema que se aplicó por primera vez Hugo Chavez en Venezuela. La receta inicial fue cambiada y como todo en los regímenes de la Revolución Bolivariana, la teoría y los hechos quedan tergiversados y acomodados a las necesidades puntuales de acumulación y control de poder y de corrupción.


Publicidad

Con gran pulso en la improvisación, el despilfarro, el endeudamiento y la destrucción de las fuentes sostenibles de generación de riqueza dicho “Socialismo del Siglo XXI” tiene a Venezuela sumida en una crisis social nunca antes vista.

Nicolás Maduro, en un esquema amañado por completo, pretende lanzarse nuevamente a elecciones para otro término presidencial. El problema mayor ya no es Maduro, el problema de Venezuela es sistémico, gradualmente se convirtió en un narcoestado.

La evidencia desgarradora de lo catastrófico de la Revolución Bolivariana de dicho país es el éxodo masivo que experimenta. Una investigación liderada el sociólogo y experto en migración venezolana Iván De la Vega, profesor de la U. Simón Bolívar, realizada con el Laboratorio Internacional de Migraciones (LIM), revela que son 900.000 los venezolanos -incluyendo los que tienen doble nacionalidad- los que han llegado a Colombia, el mayor receptor de migración venezolana, en los últimos 20 años. (Especiales, El Tiempo Marzo 2017). En los últimos días vemos mayores flujos migratorios por dicha frontera, siendo que el conteo no contempla en su integridad la totalidad por el escaso control existente en el extenso territorio colindante. Colombia ha tenido que implementar distintos tipos de permisos para acoger a los migrantes como la Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF), estimada para 35.000 personas, hoy tiene 1’530.000 usuarios. El documento sirve para estar 7 días en zona de frontera y permite comprar alimentos o acceder a beneficios como las vacunas de manera gratuita. No rige para propósitos laborales.

El flujo migratorio venezolano ya es regional, incluido Ecuador. El gobierno de Lenín Moreno ha decidido callar incluso a pesar del asesinato público del piloto Óscar Perez. La canciller María  Fernanda Espinoza habla de no injerencia, y otros pensamos “cómplices de la tragedia”.

Los problemas económicos, sociales y políticos de Venezuela se desbordaron. Desde Colombia se instó a la comunidad internacional a preparar un plan que atienda al pueblo venezolano cuando el gobierno de Nicolás Maduro caiga. Se dijo que algunos expertos de la banca multilateral estiman en no menos de 60.000 millones de dólares una estrategia para la reconstrucción económica de Venezuela en una primera fase. (El Tiempo 3-Feb 2018).

Aludiendo justicia social saquean países y destruyen comunidades; queda el éxodo como consecuencia de un daño muy profundo.