Denuncian que asistentes de Correa manejaban ingentes cantidades de Odebrecht

Rueda de prensa del Abogado Ramiro García y del periodista Fernando Villavicencio. Imagen tomada de Twitter.

Dos asistentes del expresidente ecuatoriano Rafael Correa habrían recibido hasta 11,6 millones de dólares procedentes de sobornos de empresas nacionales y extranjeras como Odebrecht, denunciaron este miércoles un periodista y un abogado.

Las asistentes personales del expresidente habrían recibido ingentes cantidades para financiar la campaña política del entonces partido oficialista Alianza País, que lideraba el propio Correa, revelaron hoy el periodista Fernando Villavivencio y el abogado, Ramiro García, en una rueda de prensa en la que dieron detalles del caso denominado «Arroz Verde 502», investigado por la Fiscalía.

La investigación realizada por ambos recoge centenares de correos electrónicos intercambiados entre empresas contratistas del Estado con el equipo de asistentes del la Presidencia, Vicepresidencia y el entonces Ministerio coordinador de los Sectores Estratégicos de Ecuador.

Las asistentes presidenciales Pamela Martínez y Laura Terán, se encuentran en prisión preventiva desde el fin de semana por este caso.

Según los denunciantes, ambas son las principales involucradas en la trama de sobornos en la que la empresa NexoGlobal, que proporcionaba servicios jurídicos y recibía los depósitos de miles de dólares en efectivo por parte de otras compañías, entre ellas la constructora brasileña Odebrecht, a fin de lograr contratos con el Estado.

Los montos servían presuntamente para la financiación de anuncios publicitarios, insumos, viajes, entre otros, que eran dirigidos al partido político del expresidente Correa, Alianza País.

Al mostrar uno de los documentos que supuestamente recogen las pruebas, Villavicencio aseguró que «este es el cruce de facturas o fondos», que provenían de sobornos y sobreprecios en los grandes contratos para las obras públicas en el país.

«Estamos sin duda el mayor caso de corrupción, no por el monto, sino porque va a permitir poner en evidencia a los principales actores», dijo el investigador.

Además consideró indispensable que la fiscal general del Estado, Diana Salazar, llame a declarar a los ejecutivos de la docena de compañías que aparecen supuestamente vinculadas en el caso.

Entre ellos, Geraldo Pereira de Souza, representante de Odebrecht en el país, relacionado con el exvicepresidente, Jorge Glas, que enfrenta una condena de seis años de prisión por asociación ilícita en la trama de sobornos millonarios de la constructora y que ha sacudido al continente.

Por su parte, el abogado denunciante y presidente del Colegio de Abogados de Pichincha, Ramiro García, calificó a Odebrecht como la compañía «que tenía el poder fáctico», y la que «gobernaba a los gobernantes y lo hacía a través de sobornos».

Señaló que este «no es un caso aislado de corrupción», sino «una estructura organizada de poder» donde se utilizaban a colaboradores para la ejecución de acciones ilícitas.

Ambos anunciaron que darán a conocer una segunda parte de su investigación, que va determinar quiénes son los líderes de esta trama de corrupción y cómo las empresas firmaban las facturas con el anterior Gobierno.

Hasta ahora los investigadores mencionaron que los presuntos aportes económicos de empresas multinacionales fueron recibidos por el partido oficialista Alianza País entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 «para la campaña presidencial», si bien el propio Correa, que gobernó entre 2007 y 2017, ha recordado que no coinciden las fechas. EFE