Los cadáveres de la “narcoavioneta” serán repatriados a México

Los cadáveres de los dos ciudadanos mexicanos, que la noche del domingo se estrellaron en una avioneta cerca de Pedernales, y que han sido identificados como Santiago Alfonso López Monzón, de 22 años, y Cruz Alfredo Solís López, de 36, serán repatriados ante la petición de sus familias.

Los mexicanos habían ingresado al espacio aéreo ecuatoriano de manera clandestina, según ha informado la Aviación Civil, y al momento de estrellarse llevaban consigo tres perros y un maletín que contenía un millón trescientos mil dólares en efectivo, presumiblemente relacionados con el narcotráfico.

El general Juan Carlos Barragán, jefe antinarcóticos de la policía, dijo a Ecuavisa que “encontramos alrededor de 1,3 millones de dólares en efectivo, en billetes de diferente denominación, ese dinero está siendo certificado, copiado y sometido al proceso jurídico”.

Añadió que “las investigaciones dirán qué vínculos pudieron haber tenido (los ocupantes de la avioneta), qué actividades venían a hacer, cuál era su plan en el territorio, eso se está investigando y se relacionará con otros casos anteriores o casos en desarrollo”.

En tanto, la fiscal del caso Yazmina Zambrano señaló que se “ha iniciado la indagación previa, por lo tanto todo es de carácter reservado”.

El ministro del Interior José Serrano había señalado ayer que “presumimos que ese dinero era para lavar o para pagar la droga que se iba a llevar. Sin lugar a dudas tenemos un tema crítico con utilizar al país como zona de paso de la droga para la comercialización”.

Los cadáveres, que se encontraban en la morgue de Pedernales, ya han sido trasladados a Quito antes de proceder con su envío a México.

* Foto tuiteada por @carlossiempre

Paypal

7 Comments

  1. Dejar hacer …dejar pasar…desde que los americanos abandonaron Manta, Ecuador cada vez mas claro papel en las rutas y el negocio del narcotráfico. Buen momento para valorar a quién benefició la salida de los Americanos de Manta …hmmm

Los comentarios están cerrados.