Gobernador de N.York exige liberación de ecuatoriano detenido en base militar

Foto: Archivo

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, exigió hoy la «inmediata libertad» del ecuatoriano Pablo Villavicencio, detenido en una cárcel de inmigración tras ser arrestado en una base militar mientras entregaba comida.

Cuomo envió hoy una carta al director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), Ronald D. Vitiello, en la que afirma que el repartidor de pizza no tiene antecedentes criminales y que fue detenido mientras hacía su trabajo en Nueva York.

«Un mes después, sigue separado de su esposa y sus dos hijas«, destacó Cuomo, ex fiscal general de Nueva York, quien afirmó además que el trato que le ha dado Inmigración es «un flagrante abuso de poder».

«¿Dónde está el debido proceso?, ¿dónde está la humanidad?», preguntó el gobernador en la misiva, en la que reiteró su apoyo a Villavicencio y sostuvo que es «inadmisible» que continúe detenido mientras su caso se dilucida en una corte.

El repartidor de pizza fue detenido el pasado 1 de junio en la base militar Fort Hamilton, en el distrito de Brooklyn, después de que un control de sus antecedentes arrojara que había una orden de deportación en su contra y fue llevado a un centro de Inmigración en Nueva Jersey.

El pasado 9 de junio, una jueza federal emitió una orden que detuvo que fuera deportado al día siguiente hasta tanto se realizara una audiencia en la que pueda exponer su caso, prevista para el 24 de julio en la corte federal en Manhattan, pero ordenó que permaneciera en custodia de Inmigración.

Villavicencio, de 35 años y casado con Sandra Chica, una ciudadana estadounidense, había solicitado el pasado febrero la residencia permanente. El matrimonio tiene dos niñas, nacidas en EE.UU.

En otro intento por lograr su excarcelación, el pasado 18 de junio sus abogados presentaron un documento legal a las autoridades de Inmigración reclamando que no debe estar encarcelado porque no representa peligro para la comunidad, la seguridad pública o nacional.

Villavicencio, que emigró a EE.UU. en 2008, solicitó asilo en 2010, que le fue negado y un juez le ordenó que saliera del país, lo que no hizo y por lo que se emitió una orden de deportación.

«Este abuso de derechos humanos es el último en un aterrador patrón de vergonzosa, y en muchos casos, tácticas ilegales usadas por el ICE«, argumentó Cuomo en la carta, en la que aseguró que la separación de familias por la Administración del presidente Donald Trump es «un atropello moral».

«La reciente conducta de Inmigración (en el arresto de Villavicencio) no tiene lugar en Nueva York«, dijo y advirtió que continuarán «vigilando muy de cerca» las actividades de esa agencia y que se tomarán acciones legales de ser necesario.

Cuomo había pedido al Departamento de Seguridad Nacional que investigue la conducta de los agentes de Inmigración por lo que alega son violaciones de los derechos constitucionales al tener como objetivo a personas por su origen étnico y hoy exigió saber el estatus de su reclamo. EFE

(I)

Paypal