Yunda suprime la elección de la reina de Quito

Carolina Baez fue elegida en la noche del 20 de noviembre como la nueva reina de Quito.

El Municipio de Quito informó este martes de que la elección de la reina de Quito, que tenía lugar durante las fiestas por la fundación de la ciudad en diciembre, será suspendida desde este año para «revalorizar a la mujer desde otros espacios».

Esta decisión se enmarca dentro de una política que persigue empoderar a la mujer en una sociedad como la ecuatoriana, de marcado carácter conservador y tradicionalista, para reconocer «sus capacidades y contribuciones en diversos campos», según un comunicado del municipio.

De esta forma, agregó, se trabaja para «generar una cultura de inclusión y respeto a la diversidad» con el objetivo de «proyectar a Quito como una ciudad de igualdad, que reconozca los distintos tipos de belleza, sin promover parámetros discriminatorios».

«Los concursos de belleza reproducen roles de género que construyen imaginarios y estereotipos sociales», apuntó la Alcaldía.

La elección de la reina de Quito es uno de los eventos más emblemáticos de la capital ecuatoriana y una señal de reconocimiento para las vencedoras porque todo el año siguiente se dedicaban a actividades sociales.

Al ser consultadas por Efe, fuentes municipales respondieron que, por ahora, el Municipio no se va a pronunciar más sobre el asunto.

En una red social, la presidenta del Patronato San José, Liliana Yunda, hermana del alcalde de la capital ecuatoriana, Jorge Yunda, afirmó que el objetivo «es darle valor a nuestras brillantes quiteñas tomando en cuenta su inteligencia y capacidad en otros campos» y llamó a acabar con los estereotipos.

La llegada del nuevo alcalde de la ciudad, en mayo pasado, ha dado una nueva visión de corte más progresista a la capital ecuatoriana, y algunas de las antiguas tradiciones de las festividades han sido suspendidas, como las corridas de toros.

Las corridas se prohibieron a raíz de una consulta popular en mayo de 2011, pero seguían celebrándose a la usanza portuguesa (sin tercio de espadas) con el fin de respetar la ley.

Con el cambio de alcalde y la coincidencia de que el 5 de agosto concluye el contrato de administración de la plaza Belmonte, la última donde se celebraban corridas, Yunda anunció su intención de prohibir la fiesta y convertir la plaza en un centro cultural. EFE

Paypal