Unos 8 mil alemanes salieron a la calle a protestar contra neonazis

REFERENCIA Simpatizantes de la extrema derecha participan en una marcha por los 30 años del deceso del militar nazi Rudolf Hess, en Berlín, Alemania, el sábado 19 de agosto de 2017. (AP Foto/Frank Jordans)

Miles de manifestantes salieron a la calle este sábado en Kassel (Alemania) en protesta contra una marcha neonazi, convocada siete semanas después del asesinato de un político alemán local a manos de un ultraderechista.

Alrededor de 8.000 personas participaron en la manifestación contra los neonazis, según datos policiales, mientras que el desfile del partido radical «Die Rechte» -«La Derecha»– fue secundado por unos 500 seguidores.

La protesta había sido convocada ante el propósito de esta formación ultraderechista de denunciar lo que considera «instrumentalización» del asesinato de Walter Lübcke, un político local muerto de un disparo en la cabeza en la terraza de su casa.

Lübcke, de la Unión Cristianodemócrata (CDU), había sido reiteradamente amenazado por la ultraderecha desde que, en 2015, defendió públicamente la política de acogida de refugiados de la canciller alemana Angela Merkel.

El presunto autor del asesinato es un reconocido ultraderechista, Stephan Ernst, de 45 años, quien tras su detención confesó su autoría, pero luego retiró esa primera declaración.

«Die Rechte», un partido marginal con unos 600 militantes, considera que el caso se ha instrumentalizado para desprestigiar a su organización, con la que estuvo vinculado el sospechoso.

En otra ciudad alemana, Halle, se registró asimismo una manifestación del movimiento de Los Identitarios, en contra de la decisión del espionaje alemán de calificarlos como partido ultraderechista, lo que implica que están bajo vigilancia de los servicios secretos.

Contra la concentración de los identitarios se habían organizado asimismo acciones de protesta y se había desplegado un fuerte dispositivo policial en la ciudad para evitar encontronazos entre ambas convocatorias.

Las marchas neonazis se consideran una provocación en esta jornada, en que en Alemania se conmemora el 75 aniversario de la llamada «Operación Valquiria», el intento fallido de atentado contra Adolf Hitler protagonizado el 20 de julio de 1944 por un grupo de militares.

En Berlín, la canciller Merkel homenajeó a los conjurados, encabezados por el coronel Claus Schenk von Steuffenberg, quien fue ejecutado horas después de fallar en su objetivo junto con varios integrantes de su grupo.

En los días siguientes fueron asesinados otros 200 implicados en la «Operación Valkiria», cuyos familiares sufrieron también la represión nazi. EFE (I)

gc/fpa

Paypal