Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El reto de traducir a Harper Lee

A Marián Belmonte le tomó cuatro meses traducir y pulir la edición española de “Go Set a Watchman“, “Ve y pon un centinela”, el esperado segundo libro de Harper Lee.


Publicidad

Y no fue una tarea sencilla.

La novela, que salió a la venta el martes, tiene dos ediciones en español: una para España y otra para América Latina. Ambas parten de la traducción de Belmonte, pero se diferencian en los matices típicos de uso del idioma a uno y otro lado del Atlántico.

“Hay diferencias entre el uso del vosotros y del ustedes, y algunas palabras que significan una cosa u otra diferente ya sea en España o en Latinoamérica”, dijo Belmonte el jueves en una entrevista con The Associated Press.

Pero lo más complicado para Belmonte no fueron precisamente esos ajustes. Al igual que “Matar un ruiseñor”, la novela está plagada de la jerga del sur de Estados Unidos, episodios del pasado y la riqueza descriptiva que hizo tan popular a Lee.

“El trabajo en sí fue bastante complicado”, explicó. “Es un gran reto el poder ser fiel al original, a la vez que resulte comprensible para el lector. Fue difícil por la jerga y porque se mencionan muchas situaciones o eventos de la época, que requirieron un trabajo grande de investigación”.

Belmonte no viajó a Monroeville, el pueblo natal de la autora en Alabama en el que se inspira el imaginario Maycomb de sus obras. Pero sí tuvo que documentarse ampliamente para que la traducción tuviera sentido para el lector hispano, protegiendo la esencia del relato original. En ese sentido, no tomó como referencia la traducción de “Matar un ruiseñor”. Prefirió encarar el proyecto desde cero.

“La jerga o expresiones hechas son como los refranes españoles, muchos de ellos no tienen un equivalente en inglés”, dijo. “Hay que pensar en formas de trasladar esas expresiones para sean comprensibles”.

“Hay que pensar bien cómo se hace y cómo se buscan expresiones que sí sean entendibles en el país y que correspondan a esa jerga en inglés”, añadió.

Belmonte, de 50 años, es codirectora de Belmonte Traductores. Esta empresa con sede en Aranjuez, a las afueras de Madrid, había traducido ya otros libros importantes como “El francotirador”, de Chris Kyle. Recientemente, escribieron una nueva traducción al español de “Matar un ruiseñor” para Latinoamérica.

Cuando la editorial Harper Collins les propuso hacerse cargo de “Ve y pon un centinela”, no se lo pensaron.

“Es imponente el saber que es una escritora de tanto recorrido y tan reconocida”, manifestó Belmonte.

Dijo que siempre, desde que leyó por primera vez “Matar un ruiseñor”, había admirado la riqueza del lenguaje de Lee. Una riqueza que, asegura, mantiene la nueva novela.

Sobre las quejas de algunos lectores que advierten comportamientos racistas en el héroe de la literatura Atticus Finch, la traductora asegura que no comparte esa visión.

“A veces las cosas no son lo que parecen. Hay que leer el libro, ver los porqués de las cosas”, dijo. “No estoy de acuerdo en esa visión de que Atticus Finch es ahora una persona racista”. [I]

La portada del nuevo libro de Harper Lee, "Go Set A Watchman" ("Ve y pon un centinela"), en una imagen difundida por Harper. La novela sale a la venta el 14 de julio del 2015. (AP Foto/Harper)

La portada del nuevo libro de Harper Lee, “Go Set A Watchman” (“Ve y pon un centinela”), en una imagen difundida por Harper. La novela sale a la venta el 14 de julio del 2015. (AP Foto/Harper)