Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alianza del Pacífico se blinda ante la volatilidad externa

Cartagena (Colombia), 10 feb (EFE).- La Alianza del Pacífico se consolidó hoy como una zona de libre comercio casi absoluto con la firma de un protocolo comercial que elimina los aranceles del 92 % de los intercambios de bienes y servicios, con lo que además pretende blindarse ante la volatilidad de la economía mundial.

El expresidente de Chile, Sebastián Piñera. Foto de Archivo: La República.

Cartagena (Colombia), 10 feb (EFE).- La Alianza del Pacífico se consolidó hoy como una zona de libre comercio casi absoluto con la firma de un protocolo comercial que elimina los aranceles del 92 % de los intercambios de bienes y servicios, con lo que además pretende blindarse ante la volatilidad de la economía mundial.


Publicidad

Esta es la consecuencia última y la meta que perseguían Chile, Colombia, México y Perú, los cuatro países miembros, según afirmaron sus presidentes en el acto de clausura de la VIII Cumbre de la Alianza del Pacífico en la ciudad colombiana de Cartagena.

Los mandatarios de Colombia, Juan Manuel Santos; de Chile, Sebastián Piñera; de México, Enrique Peña Nieto, y de Perú, Ollanta Humala, rubricaron hoy el Protocolo Adicional para la liberalización de bienes, servicios e inversiones entre los Estados miembros, el primero que complementa el Acuerdo Marco firmado en 2012.

Santos, como anfitrión y presidente pro témpore del mecanismo, consideró que con esta apertura casi total de un mercado de unos 212 millones de consumidores, la Alianza del Pacífico ya está “muy fortalecida para enfrentar los vaivenes y las tormentas normales de los ciclos económicos”.

Y es que si bien estos cuatro países latinoamericanos comparten un crecimiento relativamente alto, inflaciones bajas, altas tasas de inversión, buena situación fiscal y amplias reservas, son conscientes de que “solos se puede ir rápido, pero juntos más lejos”.

Con ese lema, el presidente peruano resumió el espíritu de este joven sistema de integración basado en las leyes del libre comercio, la economía social de mercado y el desarrollo económico sobre la base de alianzas público-privadas.

“Es un esfuerzo grande, un proyecto ambicioso, pero falta lo más difícil, que es aplicarlo y que se institucionalice”, advirtió Humala, pues este protocolo comercial debe ser ahora sometido a los trámites parlamentarios y jurídicos de cada país miembro.

Una vez cumplidos esos requisitos, la liberalización del comercio de la Alianza del Pacífico entrará en vigor inmediatamente.

“Este es el mecanismo de integración más innovador que México haya suscrito en los últimos años”, agregó Peña Nieto.

Según la declaración final, “este protocolo también proveerá estabilidad y seguridad jurídica en materia comercial, a través de la facilitación del comercio, la simplificación de las operaciones aduaneras, la eliminación de obstáculos técnicos injustificados y la protección de la salud humana, animal y vegetal”.

Asimismo, “facilita el acceso a los mercados de compras públicas de los cuatro países signatarios y disciplinas modernas en materia de servicios profesionales, financieros, marítimos, telecomunicaciones y comercio electrónico, lográndose una mayor integración en cadenas regionales de valor que harán más competitiva a la región”.

La decisión de los presidentes es desgravar el 92 % del universo arancelario y eliminar gradualmente el 8 % restante en plazos de hasta 17 años.

Ese 8 % del comercio intra-bloque restante incluye en su mayoría productos agrícolas “sensibles” como el maíz, el trigo, el banano, el café, el fríjol y la papa, y excluye al azúcar por petición de los países productores.

Los beneficios de este espacio de libre comercio están reservados para los países miembros, pero pronto se integrará uno nuevo, como se deriva de la “Declaración sobre el Proceso de Adhesión de la República de Costa Rica a la Alianza del Pacífico”, firmada hoy por los cuatro presidentes y su colega costarricense, Laura Chinchilla.

“Para nosotros esta alianza significa una nueva plataforma en la evolución de nuestro comercio”, dijo Chinchilla al calificar el modelo de integración de la Alianza del Pacífico como “la forma más inteligente” de proyectar el desarrollo económico y social.

Chinchilla está próxima a concluir su mandato, que entregará el día 8 de mayo al vencedor en la segunda vuelta electoral del 6 de abril, pero el cambio de Gobierno no alterará la adhesión de Costa Rica a la Alianza del Pacífico, como anotó en una entrevista con Efe la ministra de Comercio Exterior, Anabel González.

Tampoco se quebrantará el compromiso de Chile, que el próximo 11 de marzo pasará a ser gobernado por Michelle Bachelet, de distinto signo político que el neoliberal Piñera.

“Esta es mi última cumbre como presidente de Chile, pero eso no significa que vamos a dejar de tener compromiso y dedicación por la Alianza del Pacífico”, asintió Piñera, quien fue uno de los fundadores de este mecanismo desde su gestación en 2011.

La Alianza sale de Cartagena fortalecida además por la inclusión de Finlandia, India, Israel, Marruecos y Singapur como observadores, con lo cual se eleva a 29 el número de países con ese estatus. EFE