Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Nacionalistas vascos protestan en el norte de España

BILBAO, España (AP) — Decenas de miles de manifestantes marcharon el sábado por el centro de Bilbao y exigieron que los presos de la ETA puedan cumplir el resto de sus condenas en la región.


Publicidad

La marcha en esta ciudad del norte de España sería la primera prueba de fuerza entre los separatistas y el gobierno del Partido Popular ganador de las elecciones del 20 de noviembre.

Las pancartas llevaban la leyenda, “La solución para el País Vasco, Los presos vascos al País Vasco”.

La movilización se desarrolló en silencio para evitar enfrentamientos con la policía antimotines, que tenía órdenes de disolver el acto si se levantaban consignas a favor de la ETA.

Rodolfo Ares, delegado del ministerio del Interior en la región, advirtió a los manifestantes que fueran razonables en sus reclamos. “Las sentencias (de prisión) están para cumplirlas”, dijo a la prensa.

Durante 22 años, España ha dispersado en el país a los presos de ETA conforme a una enmienda efectuada a la ley antiterrorista de 1975.

Unos 700 etarras permanecen en cárceles ubicadas en diversos puntos de España y Francia, y poco más de 20 cumplen sus sentencias en la región vasca.

La dispersión de los terroristas convictos tiene como propósito impedirles que se comuniquen con facilidad para frustrarles cualquier estrategia subversiva.

Aunque ETA anunció en octubre de 2011 que renunciaba a las armas en su campaña por la independencia vasca, no se comprometió a entregarlas ni a permitir inspecciones de las mismas que ya no serían utilizadas, a diferencia del Ejército Republicano Irlandés.

ETA, según las autoridades, es responsable de la muerte de 829 personas desde el inicio de su lucha a finales de la década de 1960.

Sus acciones incluyen atentados con bombas y ataques a tiros para obligar la creación de una patria vasca en el norte de España y el suroeste de Francia.

España, Estados Unidos y la Unión Europea consideran a ETA una organización terrorista.

Aunque este grupo armado ha declarado antes dos altos el fuego “permanentes”, muchos observadores consideran que en esta ocasión el anuncio va en serio.

Oleadas de arrestos en los últimos años han debilitado la estructura del grupo armado y le ha restado capacidad para la ejecución de actos terroristas y el cobro de extorsiones.