Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Israelíes matan a tres palestinos que intentaron acuchillarlos

Palestinos queman neumáticos durante choques con tropas israelíes cerca de Ramala, Cisjordania, el 16 de octubre de 2015. (AP Foto/Majdi Mohammed)

JERUSALEN (AP) — Ciudadanos israelíes mataron el sábado a tres palestinos que, según dijeron los atacaron con cuchillos en Jerusalén y la ciudad cisjordana de Hebrón, en nuevos episodios violentos tras un mes de confrontaciones.


Publicidad

Un palestino de 16 años sacó un cuchillo contra varios agentes cuando se le acercaron en Jerusalén y le pidieron su identificación después de que un transeúnte dijera que se comportaba de forma sospechosa, indicó la portavoz policial Luba Samri. Los agentes abrieron fuego y lo mataron después de que intentara atacarlos, añadió.

El incidente se produjo cerca del lugar donde dos hombres palestinos subieron a un autobús esta semana y atacaran a los pasajeros con disparos y puñaladas, matando a dos de ellos.

También el sábado, el ejército israelí dijo que un peatón israelí había disparado y matado a un palestino que intentó apuñalarlo en la ciudad cisjordana de Hebrón, un punto frecuente de conflicto donde unos pocos cientos de judíos viven cerca de decenas de miles de palestinos.

El israelí disparó e hirió al palestino antes de que el hombre pudiera herirle, indicó el ejército.

Más tarde, una mujer palestina apuñaló a una agente en una base de la policía de fronteras en Hebrón antes de que la agente la abatiera a tiros, indicó la policía. La agente sufrió heridas leves en la mano.

Ocho israelíes murieron en ataques palestinos en el último mes, la mayoría apuñalados. En ese periodo, 34 palestinos murieron por fuego israelí, incluidos 17 considerados como agresores por Israel y el resto en choques con tropas israelíes.

La mayoría de los ataques contra israelíes fueron obra de palestinos sin lazos conocidos con grupos armados. Los ataques diarios han sembrado el pánico en Israel y planteado el temor a que la región esté al borde de otra ronda de intensa violencia.

Los disturbios comenzaron el mes pasado con el año nuevo judío, alimentados por los rumores sobre que Israel se preparaba para tomar el control de la Explanada de las Mezquitas, el lugar de culto más disputado de Jerusalén y considerado sagrado tanto por musulmanes como por judíos.

Los judíos lo conocen como Monte del Templo. Los musulmanes lo consideran el tercer santuario más sagrado del islam, y es además un símbolo nacional clave para los palestinos.

Israel ha negado las acusaciones, y afirmado que no tiene planes de cambiar la situación en el lugar, donde se permite acceder pero no orar a los judíos. El temor de los palestinos deriva de un creciente número de judíos que visitaron el complejo en los últimos meses, especialmente durante feriados religiosos, animados por grupos activistas judíos y miembros del gobierno.

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha intentado desactivar la tensión diciendo que la violencia no va en interés de los palestinos, y ordenado de forma interna a sus fuerzas de seguridad que reduzcan las fricciones. Pero Israel le acusa de incitar a la violencia afirmando que no condenó los ataques contra israelíes y los acusó falsamente de matar a un niño palestino que apuñaló a otro niño israelí. El adolescente se recupera en un hospital israelí.

Israel ha tomado pasos sin precedentes en respuesta a los ataques. Ha desplegado soldados en ciudades israelíes y levantado barreras de concretas en torno a algunos barrios árabes de Jerusalén Este, donde se originaron la mayoría de los ataques. Además, cada vez más ciudadanos de a pie van armados.

Varios palestinos incendiaron el viernes un lugar en Cisjordania venerado por algunos judíos como la tumba del patriarca bíblico José. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon condenó el ataque y afirmó que los extremistas intentaban convertir el conflicto actual en una cuestión religiosa.

Por ARON HELLER, Associated Press