Ecuador. Domingo 4 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Turquía lanza ofensiva contra el Estado Islámico

Un tanque y un vehículo blindado del ejército turco, estacionados cerca de la frontera con Siria,en Karkamis, Turquía, el 23 de agosto de 2016. (IHA via AP)

ANKARA, Turquía (AP) — En una ofensiva que comenzó antes del amanecer con bombardeos y fuego de artillería, Turquía envió el miércoles tanques y fuerzas especiales a Siria para ayudar a expulsar a milicianos de Dáesh (el grupo que se hace llamar Estado Islámico) de una localidad fronteriza. Se trata de la participación militar más significativa hasta la fecha de Turquía en el conflicto sirio.

Publicidad

En la incursión transfronteriza para arrebatar Jarablus al grupo extremista también participaban cientos de combatientes sirios de oposición, según medios estatales turcos y activistas de oposición sirios.

Horas después del inicio de la operación, los combatientes rebeldes tomaron el pueblo de Kaklijeh de manos del grupo terrorista, al sur de Jarablus, la agencia estatal turca de noticias y un medio activista de oposición siria. Los rebeldes sirios contaron con apoyo de unidades turcas de blindados. El lugar se encuentra a unos 3 kilómetros (1,8 millas) de la frontera turca, dijo la agencia Anadolu.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, afirmó que la campaña pretende impedir las amenazas de grupos “terroristas” como el Estado Islámico y una milicia curda siria, respaldada por Estados Unidos y afiliada con los ilegalizados rebeldes curdos turcos.

En un discurso televisado en la televisión nacional, Erdogan dijo que la ofensiva respondía a una serie de ataques en Turquía, incluido un ataque suicida contra la celebración de una boda cerca de la frontera en el que murieron 54 personas.

Las operaciones del miércoles encaminan a Turquía hacia una confrontación con los combatientes curdos en Siria respaldados por Estados Unidos, que han sido la fuerza de combate más eficaz contra el grupo extremista en Siria.

A Turquía le preocupa el fortalecimiento del grupo, al que considera vinculado con grupos curdos que libran una insurgencia en el sureste de Turquía.

Un alto cargo del mayor grupo curdo de Siria sugirió que Turquía pagará un precio por su campaña. Saleh Muslim, copresidente del Partido Unión Democrática, o PYD, tuiteó que “Turquía está en la ciénaga siria. Será derrotado como Dáesh”.

Los últimos acontecimientos han colocado a la ciudad en el centro de la atención en la guerra civil siria. Jarablus, que se encuentra en la ribera occidental del río Éufrates a su paso desde Turquía y hacia Siria, es una de las últimas ciudades importantes que controla Dáesh entre las zonas tomadas por curdos en el norte de Siria.

Se encuentra a 33 kilómetros (20 millas) de la localidad de Manbij, liberada de los yihadistas este mes por fuerzas de liderazgo curdo.

Arrebatar a la milicia extremista Jarablus y la localidad de al-Bab, al sur, sería un paso significativo para conectar las zonas fronterizas bajo control curdo al este y el oeste del Éufrates.

Las fuerzas curdas “deben cruzar tan pronto como sea posible al este del Éufrates”, dijo el ministro turco de Exteriores, Mevlut Cavusoglu. “Eso es lo que prometió Estados Unidos. Ése fue nuestro acuerdo. De lo contrario, y lo digo claramente, haremos lo que sea necesario”.

La agencia estatal de noticias turca dijo que tanques turcos habían entrado en Siria como parte de la ofensiva, pero no concretó cuántos, en un reporte que citaba fuentes militares no identificadas. La televisora privada NTV informó de la entrada de hasta 20 tanques en Siria y que se producían choques en la frontera. La cadena había informado antes de que un pequeño contingente de fuerzas especiales turcas había cruzado a Siria dentro de la campaña.

La labor de las fuerzas especiales era realizar una “misión de intrusos” para realizar “operaciones precisas” contra el grupo extremista dentro de la campaña para expulsar a los milicianos islamistas de la localidad de Jarablus, dijo NTV.

La ofensiva, realizada por fuerzas turcas y de la coalición liderada por Estados Unidos, comenzó a las 04:00 de la madrugada con un intenso fuego de la artillería turca sobre Jarablus, dijo la oficina del primer ministro turco. Más tarde, aviones de guerra turcos bombardearon objetivos del Dáesh en la ciudad, reportó Anadolu.

Rebeldes sirios que se habían congregado en la frontera turca cruzaron a Siria el miércoles precedidos por tanques y buscaminas turcos, según dijo el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El grupo de monitoreo, con sede en Gran Bretaña, no detalló el número de combatientes. El grupo estimó el martes que unos 500 rebeldes esperaban para cruzar a Siria.

Ahmad al-Khatib, un activista de medios sirio que viajaba con los rebeldes que entraron en Siria, dijo que unos 1.500 combatientes opositores participaban en la campaña. Los combatientes procedían de la brigada Hamza respalda por Estados Unidos, así como de grupos que combaten a fuerzas del gobierno en Alepo, como la brigada Nour el-Din el Zinki, el Frente Levante y Failaq al-Sham.

También hay miembros de la poderosa y ultraconservadora brigada Ahrar al-Sham, indicó, confirmando la información de Anadolu sobre que los rebeldes habían capturado el pueblo de Kaklijeh, cerca de Jarablus.

Apenas unas horas después de que comenzara la campaña, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, aterrizó en Ankara para conversaciones que incluirán la situación en Siria.

La visita del miércoles se produce en un momento difícil para las relaciones entre los dos países de la OTAN.

Turquía ha pedido a Washington que extradite con rapidez a un clérigo afincado en Estados Unidos al que acusa de orquestar el golpe fallido del mes pasado. Estados Unidos ha pedido pruebas contra el clérigo y solicitado a Turquía que permita que el proceso de extradición siga su curso.

El ministro turco del Interior, Efkan Ala, dijo que la operación se realiza en coordinación con las fuerzas de la coalición que lidera Estados Unidos, apuntó el ministro.

El diario Hurriyet citó a fuentes turcas y dijo que obuses y lanzamisiles turcos realizaron 224 rondas de disparos contra 63 objetivos en una hora y 45 minutos, y que los ataques aéreos de Ankara comenzaron pasadas las 06:00.

Parte de la frontera turca fue declarada “zona especial de seguridad”, dijo la oficina del primer ministro del país, que pidió a periodistas que no intenten acceder a ella. El departamento alegó preocupaciones de seguridad y amenazas realizadas por milicias radicales.

Cavusoglu prometió el martes “toda clase” de apoyo para las operaciones contra Dáesh en un tramo de 100 kilómetros (62 millas) de la frontera con Siria.

El canciller dijo que Ankara respaldaría dos operaciones gemelas desde la localidad siria de Afrin en el noroeste, ya controlada por tropas curdas, hacia Jarablus, en el centro norte. (I)

Por SUZAN FRASER y PHILIP ISSA

Publicidad