Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Presidente de Filipinas dice que la falta de militarización de su país le impide defenderse de China

Fotografía de archivo del lunes 13 de marzo de 2017 del presidente filipino, Rodrigo Duterte, durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial de Malacanang en Manila. (AP Foto/Aaron Favila, Archivo)

MANILA, Filipinas (AP) — El presidente filipino, Rodrigo Duterte, dijo el domingo que su nación, al ser poco poderoso militarmente, no podría detener sola las potenciales acciones de China en una zona marítima disputada. Duterte habló luego de que Beijing anunció que planea construir una primera estructura permanente sobre un banco de arena en el mar de China Meridional, que es el principal elemento de una disputa territorial con Filipinas.


Publicidad

Duterte, sin embargo, advirtió que invocaría un fallo de arbitraje del 12 de julio que invalidó las reclamaciones territoriales de China sobre esa zona marítima en caso de que los chinos “empiecen a jugar con el derecho”, aparentemente aludiendo a posibles acciones de Beijing para aprovechar los recursos de la zona.

“No podemos impedir que China haga lo suyo, ni los estadounidenses pudieron detenerlo”, dijo Duterte en una conferencia de prensa en el aeropuerto de la ciudad sureña de Davao, antes de volar a Mianmar.

“¿Qué voy a hacer? ¿Declararle la guerra a China?”, preguntó. “Puedo, pero perderemos todo nuestro ejército y nuestra policía mañana y seremos una nación destruida”.

Duterte hizo sus observaciones luego de que el Departamento de Relaciones Exteriores de Filipinas dijo que estaba tratando de verificar los planes de construcción de China en el banco de arena de Scarborough y que se abstendría de hacer comentarios hasta entonces.

Anteriormente, el gobierno filipino presentó protestas o expresó su preocupación cada vez que China tomaba acciones consideradas como agresivas para reafirmar sus reclamos de soberanía en territorios disputados, pero Duterte no mencionó ningún plan de protesta.

El principal funcionario en la ciudad china de Sansha, que gestiona los reclamos de China sobre diversas islas desde 2012, fue citado por el diario de Hainan diciendo que los preparativos están en marcha para construir una llamada estación de vigilancia ambiental en Scarborough, al noroeste de Filipinas.

Los trabajos preparatorios en Scarborough y en otras cinco islas más situadas en esa vía marítima de importancia estratégica vital figuran entre las principales prioridades del gobierno chino para 2017, dijo el secretario del Partido Comunista en Sansha, Xiao Jie, en entrevista publicada en la edición del lunes del periódico y conocida en línea el viernes en Beijing. No se difundieron más detalles. (I)

The Associated Press