Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Las Luces de Parra y Cardenal en América

Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador

Lo imagino feliz, fumando y lanzando el humo del cigarrillo mientras sonríe con la simple y llana certeza de haber tenido la razón. Me refiero a Roberto Bolaño, el escritor más importante de la literatura latinoamericana contemporánea, cuya monumental obra ha sido traducida ya a casi todos los idiomas posibles. Desde la estrella distante en donde habita, Bolaño debe estar complacido. “Todo se lo debo a Parra” había dicho muchos años atrás cuando sus libros comenzaron a relucir en el sombrío panorama literario del Post-boom.

Miguel Molina Díaz
Quito, Ecuador


Publicidad

Lo imagino feliz, fumando y lanzando el humo del cigarrillo mientras sonríe con la simple y llana certeza de haber tenido la razón. Me refiero a Roberto Bolaño, el escritor más importante de la literatura latinoamericana contemporánea, cuya monumental obra ha sido traducida ya a casi todos los idiomas posibles. Desde la estrella distante en donde habita, Bolaño debe estar complacido. “Todo se lo debo a Parra” había dicho muchos años atrás cuando sus libros comenzaron a relucir en el sombrío panorama literario del Post-boom.

En la última entrevista que ofreció antes de su muerte, Roberto Bolaño, al ser preguntado sobre las cosas que le conmueven respondió: “Me conmueven los jóvenes de hierro que leen a Cortázar y a Parra, tal como los leí yo y como intento seguir leyéndolos.” Su admiración por Parra fue obsesiva, tanto es así que la antipoesía fue un referente decisivo en los poemas del autor de los Detectives Salvajes. En uno de esos versos y una vez llegada la madurez, Bolaño intenta redescubrir quién había sido cuando tenía la edad de veinte y concluye: “Un lector de Cardenal y de Nicanor Parra”.

Bolaño debe estar contento: después de haber afirmado hasta el cansancio que Parra era el más grande poeta chileno “por encima de todos, incluidos Pablo Neruda y Vicente Huidobro y Gabriela Mistral” se le concedió, en este año, el Premio Cervantes, considerado el de mayor prestigio en lengua española. “Bolaño me puso en orbita de nuevo” confesó hace poco el creador de la antipoesía, quién no pudo asistir a la entrega de su premio debido a su avanzada edad de antipoeta (97 años).

Bolaño debe esta muy satisfecho con este año 2012. No solo Parra fue homenajeado sino que Ernesto Cardenal, otro de los maestros que él amó, se convirtió hace pocos días en el ganador del Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. En su libro de poemas, Los Perros Románticos, Bolaño describe un encuentro con su maestro Ernesto Cardenal: “Padre, en el Reino de los Cielos/ que es el comunismo,/ ¿tienen un sitio los homosexuales?/ Sí, dijo él./ ¿Y los masturbadores impenitentes?/ ¿Los esclavos del sexo?/ ¿Los bromistas del sexo?/ ¿Los sadomasoquistas, las putas, los fanáticos/ de los enemas,/ los que ya no pueden más, los que de verdad/ ya no pueden más?/ Y Cardenal dijo sí”.

Lo cierto es que poca falta les hacía a Parra y a Cardenal los premios en reconocimiento a la limpieza y genialidad de sus obras. Era América la que requería –¡con una urgencia desesperante!- desenterrar los nombres de dos de los más grandes poetas e intelectuales que parieron Chile y Nicaragua. Y fue Bolaño quién nos desafió a hacerlo, por ejemplo, cuando escribió “a caminar, entonces, latinoamericanos/ a caminar a caminar/ a buscar las pisadas extraviadas/de los poetas perdidos/ en el fango inmóvil/ a perdemos en la nada/ o en la rosa de la nada/ allí donde sólo se oyen las pisadas/ de Parra”. Al final volvimos a encontramos las pisadas de los poetas perdidos, que tanta falta nos hacían en las horas fastuosas y desoladas. Podremos volver a ir su voz (ojalá en su magnitud real) y ver brillar su luz. Las luces de Parra y Cardenal iluminando nuestro continente.