Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Estados Unidos vs. Irán… ¿y Ecuador?

Por Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador

Mientras casi dos tercios de la economía mundial se encuentran en un claro proceso de contracción o de desaceleración económica, el proceso ecuatoriano de crecimiento y de conquista de nuevos mercados se ve paulatinamente amenazado por una política exterior salpicada de decisiones que generan dudas y alarma en un amplio sector de ecuatorianos y de la comunidad internacional.

Por Gustavo Domínguez
Quito, Ecuador


Publicidad

Mientras casi dos tercios de la economía mundial se encuentran en un claro proceso de contracción o de desaceleración económica, el proceso ecuatoriano de crecimiento y de conquista de nuevos mercados se ve paulatinamente amenazado por una política exterior salpicada de decisiones que generan dudas y alarma en un amplio sector de ecuatorianos y de la comunidad internacional.

Es necesario analizar con objetividad las erráticas decisiones tomadas en lo que respecta a nuestras relaciones comerciales y políticas con estados inmersos en controversiales procesos de desafío a la comunidad internacional, los mismos que son el punto más débil y crítico de una política exterior que permanentemente envía menajes que pueden ser malinterpretados en el enredado y difícil mundo de la diplomacia internacional.

Esos mensajes  que generan una especie de protagonismo del gobierno ecuatoriano en la guerra no declarada que han mantenido los líderes religiosos persas con los gobiernos estadounidenses durante los últimos treinta años, solamente podrán generar dolores de cabeza y un posible  extraordinario mal rato al presidente Correa si no se corrige a tiempo una mal entendida decisión soberana de acercamiento político y comercial con el gobierno del presidente Ahmadinejad.

Las decisiones que se han venido tomando con relación a nuestro controversial acercamiento a Irán, parecen ser una clara muestra de que hemos tomado oficialmente partido por el contendor equivocado.

Es un secreto a voces que en Washington se han multiplicado los poderosos enemigos que claman por pasar factura a los gobiernos progresistas del sur de su frontera. El gobierno ecuatoriano parece estar dispuesto a facilitar las herramientas necesarias a aquellas poderosas voces detractoras que a la larga tienen el poder político para hacer mucho daño a una economía  tan pequeña como la ecuatoriana.

No debemos olvidar en el diseño e implementación de nuestras políticas internacionales que Estados Unidos no solamente es nuestro principal socio comercial, es el país donde habita el mayor número de ecuatorianos expatriados. El pueblo estadounidense, es un pueblo al que nos une una importante cantidad de ideales, de convicciones y principios  nobles, extraordinariamente superior en número a aquellas diferencias que nos pueden separar.  Somos dos países cuyos ciudadanos creemos en los beneficios que brinda la democracia, somos defensores de los  derechos humanos, creemos en el respeto a las diferencias de opinión, de género, de sexualidad, de los derechos de las minorías y  de las diferencias étnicas. Estos son solamente algunos de los valores que consideramos necesarios para vivir en un Ecuador progresista.

Honestamente, no me resulta posible colocar en un mismo plano de comparación las circunstancias que nos acerquen como ecuatorianos al gobierno de Ahmadinejad y al liderazgo supremo y religioso del Ayatola Jamenei. Pues mientras Irán, culturalmente considera al sexo femenino en posición de inferioridad en relación al sexo masculino, el mismo gobierno de la revolución ciudadana ha liderado un extraordinario proceso de inclusión de la mujer en todas las áreas del sector público. Mientras el gobierno del presidente Correa se presenta al mundo con uno de los mejores y más ambiciosos proyectos de conservación de la naturaleza, el gobierno de Ahmadinejad está siendo mundialmente criticado y sancionado por desarrollar una tecnología que en su poder despierta justificadas dudas: ya sea por ser proclive a defectos y errores técnicos y humanos o por que puede ser utilizada con fines bélicos. Irán es un país donde existe la pena de muerte mediante proceso sumario. Ecuador se ha declarado contrario a la vigencia de dicha penalidad.

Mientras la constitución ecuatoriana vigente, aprobada bajo el liderazgo de la revolución ciudadana, es un documento garantista de los derechos de las minorías y de la naturaleza, las leyes y ordenamientos religiosos iraníes son en extremo penalizadoras y prohibitivas.

En el campo conceptual, muchas son las cosas que nos diferencian y alejan de la realidad persa y muchas más las que nos asemejan a la realidad estadounidense. Pero si eso no es suficiente para objetivamente analizar la importancia de nuestra posición, es necesario que hagamos referencia a una comparación de números, de valores, de intercambio comercial y realidades prácticas entre nuestros pueblos.

El intercambio comercial con los Estados Unidos ha sido fuente histórica de crecimiento y desarrollo de la economía ecuatoriana. De acuerdo a los datos del Foreign Trade Division de los Estados Unidos, entre los años 2008 y 2011, Estados Unidos importó productos ecuatorianos por US$ 31.394´084,430.  Desde el 2008 que se abrió oficialmente la embajada de Ecuador en Irán, el incremento del intercambio comercial entre los dos países ha sido prácticamente inexistente, nulo.

En el sector turístico, uno de los priorizado de nuestra economía, generador continuo de divisas y creador de fuentes de empleo, solamente en el acumulado entre Enero a Junio de 2012,  el Ministerio de Turismo de Ecuador  registra 124.505 visitantes provenientes desde los Estados Unidos. El mismo registro ministerial, contabiliza 2 ciudadanos de procedencia iraní. Obviamente, concluyo que sin contabilizar las visitas de Ahmadinejad y de su comitiva.

El bureau de censo de los Estados Unidos reporta un crecimiento estable del número de ciudadanos ecuatorianos regularizados dentro de sus fronteras. Al año 2010 se registraba la existencia de 729.737 ciudadanos ecuatorianos. No es posible hacer referencia precisa al número de ecuatorianos irregulares  en dicho país.

La posición ecuatoriana de asociarse con Irán mediante acuerdos y convenios que trascienden los simples enunciados políticos y que se intentan materializar mediante  transacciones comerciales y financieras vetadas por las sanciones impuestas por las Naciones Unidas y Estados Unidos a dicho país, generan la posibilidad de una sanción unilateral no deseada.

Además, nuestro controversial acercamiento con Irán nos está distanciando de antiguos e importantes amigos. No solamente se afecta nuestra relación con Estados Unidos, estamos resquebrajando nuestros lazos con el pueblo de Israel a quien Ahmadinejad ha amenazado con borrar del mapa. La misma Unión Europea, con quien buscamos un acercamiento que nos permita intensificar nuestra relación comercial, encabeza las sanciones impuestas al gobierno de Ahmadinejad.

En el diseño de políticas públicas debe siempre primar una visión de política de estado sobre políticas del gobierno de turno. En el área internacional, es imperativo analizar las ramificaciones posibles, los distintos escenarios que nos presenta el cambiante mapa mundial de las relaciones internacionales. Lamentablemente,  todo apunta a que en política internacional,  el gobierno ecuatoriano ha decido  reducir la prioridad de la importancia de nuestra relación bilateral con los Estados Unidos a costa de una decisión “soberana” de asociarse con uno de sus principales enemigos. Ojalá este error de nuestra errática política internacional, no pase al pueblo ecuatoriano una factura soberanamente impuesta que afecte nuestras exportaciones hacia ese país o implique una  reducción drástica de turistas, que a la larga nos resulte demasiado onerosa o simplemente imposible de pagar.

3 Comentarios el Estados Unidos vs. Irán… ¿y Ecuador?

  1. Objetvo. Gran analisis. 

  2. En los círculos de la izquierda dogmatica, cualquier perro que ladre contra el imperialismo es merecedora del aplauso y reconocimiento. La  ignorancia y eldogmatísmo que hoy dirigen la política internacional, no ven mas alla de sus narices. Entederán que por hacer lo que less da la regalada gana exponene al pais a sanciones y embargos comerciales de catastroficas repercuciones para el pais. USA puede dejar de comprarnos nuestros productos y a su vez USA  podría embargar la venta de bienes y tecnología al pais ? Regresariamos a la cola junto con Cuba, una nacion empobrecida, sin libertad sin futuro… VAmos a permitir que nos arrastren asi no mas a la destrucción del país ?  

    • De seguro asi te comportas en tu vida, debes de ser un lamebotas, cepillo de tu jefe para que no te trate mal. Luchador por la Democracia, cual democracia?? la de arrodillarse??? Que pobreza!!!!

Los comentarios están cerrados.