Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Iván Carvajal

Joaquín Hernández
Guayaquil, Ecuador

La Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, AEDEP, acaba de conceder el Premio Juan Montalvo a las libertades a Iván Carvajal. En Hombres en tiempos de oscuridad, Hanna Arendt insistía en la necesidad de personas que al dar cuenta de la opacidad del presente fuesen capaces de iluminarnos. Es imposible no recordar a Arendt, -una filosofa judía alemana exiliada de la Alemania nazi-, ante la vida y la obra de Carvajal y la justeza de un reconocimiento como el que acaba de recibir para quien ha optado siempre por una actitud digna, a la altura de las expectativas vitales e intelectuales más profundas e incluso contradictorias de la época y del país.

Joaquín Hernández
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

La Asociación Ecuatoriana de Editores de Periódicos, AEDEP, acaba de conceder el Premio Juan Montalvo a las libertades a Iván Carvajal. En Hombres en tiempos de oscuridad, Hanna Arendt insistía en la necesidad de personas que al dar cuenta de la opacidad del presente fuesen capaces de iluminarnos. Es imposible no recordar a Arendt, -una filosofa judía alemana exiliada de la Alemania nazi-, ante la vida y la obra de Carvajal y la justeza de un reconocimiento como el que acaba de recibir para quien ha optado siempre por una actitud digna, a la altura de las expectativas vitales e intelectuales más profundas e incluso contradictorias de la época y del país: “…incluso en los tiempos más oscuros tenemos el derecho de esperar cierta iluminación, y que esta iluminación puede llegarnos menos de teorías y conceptos que de la luz incierta, titilante y a menudo débil que irradian algunos hombres y mujeres en sus vidas y sus obras, bajo casi todas las circunstancias y que se extiende sobre el lapso de tiempo que les fue dado en la tierra”. Arendt pensaba en Walter Benjamin, Hermann Broch, Karl Jaspers e incluso en el joven Bert Brecht que admitió que la lucha contra la injusticia también ponía ronca la voz.

Cuando hablaba de tiempos de oscuridad, Arendt que fue contemporánea del surgimiento, consolidación y destrucción del nacional socialismo y del estalinismo, percibía que una nueva forma de mentira se había adueñado del espacio de lo público por la aparición en lo político, -el espacio de lo abierto, — de un “gobierno invisible” cuyo discurso “escondía bajo la alfombra, mediante exhortaciones de tipo moral que degradaban toda verdad a trivialidades carentes de significado” pero que contaminaban de miedo y de temores a los ánimos de los que pensaban distinto.

Poeta excepcional, uno de los pocos filósofos ecuatorianos que entiende y advierte con ejemplar rigor los retos que significan las corrientes más complejas y acuciantes del pensamiento contemporáneo por su transformación a partir del giro lingüístico y sus implicaciones en la vida concreta de los seres humanos, intelectual de un agudo sentido crítico, incluida su percepción del carnaval de las pasiones humanas y del carácter histriónico más que lúdico que la existencia humana adquiere revestida desde el poder, intelectual irónico a la vez que profundamente generoso y leal, Carvajal no ha temido desde su juventud afrontar los lugares comunes, las perezas ideológicas de su generación y de las posteriores, los acomodos fáciles en nombre del sentido común o de ese fantasma llamado proyecto. Hombre de izquierda no es afecto a los catecismos ideológicos ni a los comisarios políticos que hablan en nombre de la verdad.

Desde su ensayo aparecido en la lejana “Bufanda del sol” pero que sigue profundamente actual, “Temas, Telones y entretelones de la literatura comprometida” hasta sus libros sobre la cultura ecuatoriana y sus artículos sobre la universidad, Carvajal ha estado pendiente del país, intentando entenderlo, formularlo, compartirlo.

6 Comentarios el Iván Carvajal

  1. Esperar
    que Correa respete los derechos de los demas o libertades de expresion es querer ver volar a un elefante,Dumbo solo en fantasias.Es un irrespetuoso y prepotente lo demuestra en cada sabatina FALSETA.

  2. Se dice que al presidente…
    … le pegaban de chiquito con El Universo enrrollado (y mojado), y de ahí su aversión casi histérica a la prensa escrita.

  3. TIENE RAZON
    .
    En principio todo intelectual es un libre pensador, un inconforme, un cuestionador, jamás puede hipotecar su pensamiento al poder, sea en forma gratuita o a cambio de alguna dádiva. Esos seudo intelectuales, algunos cuenteros, guitarreros, charlataneros, que hoy se arrodillan ante su magestad MASHI a cambio de una función burocrática, son los menesterosos de reconocimiento, los que se palanquean asistir a las ferias de libros, congresos, etc, supuestamente representando a la intelectualidad ecuatoriana, cuando en realidad pertenecen a una cofradía de mediocres que siempre vivieron a costilla del Estado, ya en una subsecretaría, ya en el Municipio, ya en el Ministerio de Cultura.

  4. Intelectual Wiki…
    Intelectual es el que se dedica al estudio y la reflexión crítica sobre la realidad, y comunica sus ideas con la pretensión de influir en ella, alcanzando cierto estatus de autoridad ante la opinión pública. Proveniente del mundo de la cultura, como creador o mediador, interviene en el mundo de la política al defender propuestas o denunciar injusticias concretas, además de producir o extender ideologías y defender unos u otros valores.

  5. OPINION ACERTADA
    Inteligentes comentarios de Carvajal, en pocas palabras resume lo que esta ocurriendo en el país, no faltara algún inepto en este foro que quiera desacreditarlo, claro esta sin fundamentos, solo por justificar el indigno salario que perciben…..

  6. No hay que ser fanático, porque el fanatismo enceguece. La verdad es que hay cosas rescata bles en el gobierno de Correa… pero NADA, absolutamente NADA justifica LA DICTADURA. Un país dónde “uno solo controla todos los poderes es un país de esclavos” Esto lo dijo el más grande latinoamericano de toda la historia:SIMÓN BOLÍVAR

Los comentarios están cerrados.