Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Padrino

Alberto Molina
Quito, Ecuador

No me voy a referir a la película El Padrino de Francis Ford Coppola; tampoco al compromiso religioso de un bautizo, primera comunión o matrimonio; me voy a referir al General Vladimir Padrino López, Jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB).

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

No me voy a referir a la película El Padrino de Francis Ford Coppola; tampoco al compromiso religioso de un bautizo, primera comunión o matrimonio; me voy a referir al General Vladimir Padrino López, Jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB).

El pasado 5 de julio, con motivo de cumplirse 203 años de la independencia de Venezuela, en el Parlamento, se dio un acto inusual e inédito; su presidente, el Teniente Diosdado Cabello, ascendido a Capitán por Maduro, le presentó al General Padrino como el orador principal; Padrino en su discurso, a grito pelado, le dio vivas al socialismo, al fallecido mandatario Hugo Chávez y al actual presidente Nicolás Maduro; además, señaló que el contenido de su discurso constituía un “pronunciamiento” de la institución castrense, destacando que la FANB es antiimperialista y para que no quede dudas del compromiso político, dijo que “Esta Fuerza Armada es chavista. Chávez no es un partido político, no es una entelequia; Chávez es una doctrina militar, política y económica” y no podía faltar la consigna de “Socialismo Patria o Muerte”.

La Constitución de Venezuela en su Art. 328, dice: “La Fuerza Armada Nacional constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, (…). En el cumplimiento de sus funciones, está al servicio exclusivo de la Nación y en ningún caso al de persona o parcialidad política alguna…”.

El mandato constitucional es clarísimo pero la realidad es totalmente diferente, basta recordar las palabras del entonces Ministro de Defensa. General Henry Rangel, en 2010 dijo que los militares venezolanos están casados con el proyecto político de Chávez; Rangel es hoy gobernador del Estado de Trujillo; de las 20 gobernaciones que ganó el chavismo, 11 son gobernadas por militares.

El sucesor de Rangel fue el Almirante  Diego Molero, bajo el mismo esquema político, ratificó, lo que sería una aberración constitucional: “Quiero ratificar nuevamente que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es revolucionaria, antiimperialista, socialista y chavista”.

Lo grave de todo lo señalado es que nuestro Ministerio de Defensa tiene firmado un convenio de colaboración con los militares venezolanos que incluye un profesor en la Academia de Guerra de nuestro Ejército.

Lo peligroso es que estas epidemias antidemocráticas son sumamente contagiosas.