Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El principal financista de los demandantes de Chevron les retira su apoyo

Steven Dozinger, abogado de los demandantes de Chevron, en una fotografía del 21 de octubre de 2003.

La multinacional Chevron anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con el financiador principal de la demanda por daños medioambientales planteada en Ecuador contra la petrolera estadounidense para que retire su apoyo a los demandantes.


Publicidad

El acuerdo fue alcanzado con James Russell DeLeon, que asegura haber aportado 23 millones de dólares a cambio de recibir un 7 % del monto fijado por una sentencia de la Justicia ecuatoriana contra Chevron que la obligaba a pagar 9.500 millones de dólares.

Los supuestos daños motivo de este litigio, que se ha llevado en Ecuador y en Estados Unidos, se remontan a la década de los setenta, cuando Texaco, que fue adquirida posteriormente por Chevron, operaba yacimientos en la Amazonía ecuatoriana, en la zona de Lago Agrio.

La multa que fue aplicada por la Justicia de Ecuador, que después de varios recursos quedó firme en noviembre de 2013, fue puesta en duda por un tribunal estadounidense que dijo que derivó de una “conspiración” entre los abogados demandantes y el juez ecuatoriano que dictó la sentencia.

El juez de Manhattan Lewis Kaplan sentenció el 4 de marzo de 2014 que, entre otras irregularidades, el magistrado ecuatoriano Nicolás Zambrano falló en contra de Chevron con una sentencia redactada por los abogados de los demandantes, encabezados por Steven Dozinger, a cambio de medio millón de dólares.

A raíz de esa decisión judicial, Chevron llevó el tema hasta Gibraltar, donde reside Russell DeLeon, por su papel “en el financiamiento y promoción de la demanda fraudulenta” planteada en Ecuador, según anunció hoy la petrolera en un comunicado.

Como parte del acuerdo alcanzado hoy, “DeLeon ha resuelto los reclamos retirando su apoyo financiero al litigio de Ecuador y asignando sus intereses en el mismo a Chevron”, a cambio de que la compañía libere a DeLeon de todos los reclamos planteados.

DeLeon, en una declaración que recoge el comunicado de Chevron, dijo que inicialmente había actuado “de buena fe” pensando “que estaba apoyando una buena causa”, pero cambió de opinión después de revisar la sentencia de Kaplan y los documentos del juicio.

“Como resultado, he concluido que los representantes de los demandantes de Lago Agrio, entre ellos Steven Dozinger, me engañaron acerca de hechos importantes. Si hubiera conocido estos hechos, no habría financiado el litigio”, añade la declaración.

También dice que no busca recibir “ningún beneficio económico de este asunto” y que renuncia a todos sus intereses en el litigio y los transfiere a favor de Chevron.

En el mismo comunicado, el vicepresidente y asesor jurídico de Chevron, R. Hweitt Pate, se muestra complacido “de que otro socio de larga data haya puesto fin a su relación con este esquema fraudulento”. EFE