Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Bonil defiende humor en la CIDH. Gobierno se ausenta de la sesión

Fotografía cedida por la Organización de Estados Americanos (OEA) de dos de los peticionarios de la audiencia sobre la libertad de expresión en Ecuador el caricaturista Xavier Bonilla (i) y por la Fundación Andina para la Observación y Estudios de Medios (Fundamedios), Mauricio Alarcó, participan hoy, martes 17 de marzo de 2015, en la audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, DC (EE.UU.). EFE/DANIEL CIMA/OEA

Washington, 17 mar.- El caricaturista ecuatoriano Xavier Bonilla, Bonil, defendió hoy ante la CIDH el papel del humor como base de la libertad de expresión y elemento vital de la democracia frente al “hostigamiento” y censura que sufren periodistas y cibernautas por parte del Gobierno de Rafael Correa.


Publicidad

“En Ecuador hay tanta libertad de expresión que ahora los censores publican libremente sus veredictos”, ironizó el dibujante de El Universo, amenazado de muerte y cuyas tiras cómicas han sido sancionadas en varias ocasiones por el Gobierno ecuatoriano.

Acompañado por representantes de cuatro organizaciones defensoras de la libertad de expresión, Bonilla denunció hoy ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el control estatal de los medios, la autocensura, las multas y las amenazas de las que son objeto los periodistas ecuatorianos y los medios de comunicación para los que trabajan.

En la vista, los asientos destinados al Estado quedaron vacíos, pues el Gobierno de Ecuador decidió ausentarse por cuarta vez consecutiva de las audiencias de la CIDH, organismo con el que el país es muy crítico y al que acusa de ser parcial en su contra y en el de otros estados.

“Hemos sabido que el Estado no asistirá a esta reunión. Lo lamentamos profundamente y esperamos que en el futuro vuelva a asistir a las audiencias”, dijo la presidenta de la CIDH, Rose-Marie Antoine, al comienzo de la sesión.

Se trata del cuarto periodo de sesiones consecutivo en el que Ecuador deja vacío el asiento del Estado en las audiencias públicas que la CIDH celebra bianualmente en Washington, dado que tampoco envió representantes en octubre de 2014 ni en las dos citas de 2013.

Fuentes de la CIDH explicaron a Efe que Ecuador también declinó la invitación a unas sesiones con organizaciones civiles y representantes de otros estados de las Américas sobre Niñez, Libertad de Expresión y Medios de Comunicación, que iban a celebrarse de forma paralela a las audiencias.

“Risas e iras en español tienen las mismas letras. Quienes escogen la primera lo hacen para defenderse; los que escogen las segundas… quieren la reelección indefinida”, siguió bromeando el dibujante.

“En Ecuador, el humor es motivo de persecución, de control inquisitorial, de interrogatorio”, aseguró Bonilla, que afirmó que el “clima de hostigamiento” e “intransigencia” se ha agravado en el último año con la entrada en vigor en junio de 2013 de la nueva ley de Comunicación.

Esta ley, tachada por sus detractores de “mordaza”, crea dos nuevos organismos: la Superintendencia de Información y Comunicación para vigilar y sancionar a los medios y el Consejo de Regulación de Medios, que tiene la competencia para adjudicar frecuencias y franjas horarias.

“El Consejo de Regulación cuenta con semiólogos que descifran las intenciones de los humoristas. Y cuando faltan estos, el presidente Correa, sin necesidad de apoyo semántico descubre que una página de memes en Facebook tiene la intencionalidad de desestabilizar un gobierno”, resaltó el humorista.

A la censura a los cibernautas se refirió Mauricio Alarcón, de Fundamedios, quien denunció la publicación en la web “Somos más”, favorable al Gobierno, de nombres, fotografías y detalles personales de varios cibernautas críticos con el Ejecutivo.

La razón de esta “declaración de guerra”, explicó, fueron los comentarios satíricos de un internauta anónimo llamado “Crudo Ecuador” sobre una fotografía del presidente Correa de compras en un centro comercial de Amsterdam (Holanda).

El usuario, famoso por sus mensajes e imágenes jocosas contra varios políticos ecuatorianos, entre ellos Correa, anunció el 20 de febrero su retirada de la red por “falta de garantías” para él y su familia.

Según explicaron los denunciantes, “Crudo Ecuador” recibió un ramo de flores con amenazas y una tarjeta con su nombre, el de su mujer y sus hijos, cuando se refugiaba en la casa de un familiar tras cerrar sus cuentas de Twitter y Facebook.

En 2014 se registraron 254 amenazas y agresiones contra periodistas y medios de comunicación, un 46 % más que en 2013, detalló César Ricaurte, de Fundamedios.

“Nosotros vamos a seguir haciendo Periodismo. Tenemos una gran responsabilidad con la ciudadanía. Al Estado le seremos incómodos, pero nuestra misión va más allá, nuestra misión es de servicio público”, destacó el presidente de la Unión Nacional de Periodistas, Vicente Ordóñez.

Los comisionados lamentaron la ausencia del Estado para responder a las acusaciones y destacaron la importancia de la libertad de expresión, materia por la que el Gobierno de Ecuador ha sido muy cuestionado.

La siguiente audiencia sobre Ecuador en la CIDH, que también se celebra hoy, se centra en la situación de los derechos humanos de los líderes y defensores de los indígenas de la etnia shuar.

* Con reportes de EFE

Fotografía cedida por la Organización de Estados Americanos (OEA) donde se ven las sillas vacias correspondientes a la delegación del gobierno de Ecuador hoy, martes 17 de marzo de 2015, durante la audiencia sobre la libertad de expresión en Ecuador en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, DC (EE.UU.). EFE/DANIEL CIMA/OEA/

Fotografía cedida por la Organización de Estados Americanos (OEA) donde se ven las sillas vacias correspondientes a la delegación del gobierno de Ecuador hoy, martes 17 de marzo de 2015, durante la audiencia sobre la libertad de expresión en Ecuador en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, DC (EE.UU.). EFE/DANIEL CIMA/OEA/