Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Juan XXIII y Juan Pablo II son declarados santos

El papa Francisco declaró santos a sus dos predecesores Juan XXIII y Juan Pablo II en una ceremonia de canonización sin precedentes, que tuvo otro ribete histórico con la presencia del pontífice retirado Benedicto XVI.

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco declaró santos a sus dos predecesores Juan XXIII y Juan Pablo II en una ceremonia de canonización sin precedentes, que tuvo otro ribete histórico con la presencia del pontífice retirado Benedicto XVI.


Publicidad

La proclamación de la santidad de los dos papas fue recibida con un gran aplauso en la Plaza de San Pedro, así como en otros lugares de Roma, donde decenas de miles de peregrinos se concentran ante pantallas gigantes desde las que siguen la ceremonia.

El prefecto de la Congregación para la Causa de los Santos, el cardenal Angelo Amato, presentó a Francisco “las tres peticiones” de canonización para ambos papas, primero con “gran fuerza”, después con “mayor fuerza” y, por último, con “grandísima fuerza”.

A lo que el papa pronunció la fórmula: “En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II y los incluimos entre los santos, decretando que sean venerados de esa manera por toda la iglesia”.

Y finalmente, instó a que los dos papas sean inscritos en los libros de los santos.

Benedicto estaba sentado al lado de otros cardenales en la plaza de San Pedro durante el rito al inicio de la misa del domingo. Él y Francisco se saludaron brevemente a la llega del actual pontífice.

Cientos de miles de personas colmaron la plaza de San Pedro en lo que constituye una jornada histórica de confluencia entre cuatro papas: el papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI honrarán y declararán santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II, en la primera canonización conjunta de dos pontífices.

Juan Pablo II ha sido canonizado tras un proceso récord por su brevedad, gracias a que Benedicto XVI autorizó abrir el proceso sin esperar que pasasen cinco años desde su muerte.

No obstante, el proceso para su beatificación y posterior canonización ha pasado por todos los requisitos, entre ellos el de los dos milagros realizados por su intercesión, el de la sanación de la monja francesa Marie Simon-Pierre y el de la costarricense Floribeth Mora, ambas hoy presentes en San Pedro.

Mientras que en el caso de Juan XXIII, beatificado en el año 2000 por Juan Pablo II, el papa Francisco aceleró el proceso al firmar el decreto para su canonización sin que se hubiese aún comprobado el segundo milagro necesario para ser santo.

Aunque la ceremonia en sí es extraordinaria, la presencia de Benedicto agrega otra dimensión histórica: nunca antes un papa reinante y uno retirado habían celebrado una misa en público, mucho menos en una ocasión en que se honrara a dos de sus más famosos predecesores.

La presencia de Benedicto también refleja el balance que Francisco tuvo en consideración al canonizar a Juan XXIII y Juan Pablo II, que muestra la unidad de la iglesia al honrar a un papa conservador y un liberal.

Benedicto, de 87 años, llegó a la plaza de San Pedro por su propio pie entre aclamaciones de la multitud. Vistiendo ropajes blancos y la mitra blanca de los obispos se sentó junto con otros cardenales pero se incorporó para saludar al presidente de Italia cuando éste llegó a la misa.

El Ministerio del Interior italiano predijo que un millón de personas atestiguarían la misa desde la plaza, las calles adyacentes y las plazas cercanas, donde se colocaron pantallas gigantes para que la gente pudiera seguir la ceremonia.

Cuando comenzó la ceremonia, la Via della Conciliazione, la principal avenida que lleva a la plaza, las calles cercanas y los puentes que cruzan el río Tíber estaban abarrotados.
___
Con información de NICOLE WINFIELD, Associated Press. El papa Francisco y el Papa Emérito Benedicto XVI, durante la histórica ceremonia de canonización del Papa Juan Pablo II y el Papa Pablo XXII en una misa al aire libre en la Ciudad del Vaticano, 27 abril de 2014. EFE / EPA / MAURIZIO BRAMBATTI

El papa Francisco lanza incienso durante la ceremonia solemne de canonización de los pontítices Juan XXIII y Juan Pablo II en la plaza de San Pedro en el vaticano el domingo 27 de abril de 2014. (Foto de AP/Andrew Medichini)

El papa Francisco lanza incienso durante la ceremonia solemne de canonización de los pontítices Juan XXIII y Juan Pablo II en la plaza de San Pedro en el vaticano el domingo 27 de abril de 2014. (Foto de AP/Andrew Medichini)

El papa emérito Benedicto XVI a su llegada a la plaza de San Pedro para la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II el domingo 27 de abril de 2014. (Foto de AP/Andrew Medichini)

El papa emérito Benedicto XVI a su llegada a la plaza de San Pedro para la ceremonia de canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II el domingo 27 de abril de 2014. (Foto de AP/Andrew Medichini)

Vista aérea de la Plaza de San Pedro, que muestra cientos de miles de peregrinos y turistas durante la histórica ceremonia de canonización del Papa Juan Pablo II y el Papa Pablo XXII en una misa al aire libre en la Ciudad del Vaticano, 27 abril de 2014. EFE / EPA / MAURIZIO BRAMBATTI

Vista aérea de la Plaza de San Pedro, que muestra cientos de miles de peregrinos y turistas durante la histórica ceremonia de canonización del Papa Juan Pablo II y el Papa Pablo XXII en una misa al aire libre en la Ciudad del Vaticano, 27 abril de 2014. EFE / EPA / MAURIZIO BRAMBATTI

-Vídeo relacionado