Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ecuador destaca el progreso de América Latina en el combate a la desigualdad

Quito, 2 oct (EFE).- América Latina se ha mantenido “por décadas como la región más desigual del planeta”, pero durante los últimos años ha sido también la que mejores indicadores “ha tenido en la disminución de la desigualdad”, dijo a Efe la ministra ecuatoriana de Inclusión Económica y Social (MIES), Betty Tola.


Publicidad

De acuerdo con el índice de Gini, que mide la desigualdad con un rango entre 0 y 1, la región pasó de 0,53 a 0,49 entre los años 2000 y 2010, lo que representa una mejora, pues este indicador refleja mayor desigualdad cuanto más cerca se sitúa del 1, señaló la ministra.

Por países, citó los ejemplos de Bolivia, que pasó del 0,48 al 0,46 en el mismo período; Ecuador, cuyo índice se redujo del 0,56 al 0,49; Argentina, que pasó del 0,50 al 0,43 y de Nicaragua, que bajó su índice Gini de 0,58 a 0,46 entre 2000 y 2010.

Tola ofreció estos datos en una entrevista con Efe con motivo de la reunión de ministros de Desarrollo Social de América Latina que se celebra en Quito hasta este sábado para debatir estrategias regionales en la lucha contra la desigualdad.

Delegaciones de Argentina, Colombia, Costa Rica, Cuba, El Salvador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Perú, Paraguay, República Dominicana y Uruguay, además de Ecuador, como anfitrión, participan en la reunión, en la que se buscarán estrategias y políticas de acción común contra la desigualdad.

“Podemos ir mirando el conjunto de países y cómo han ido disminuyendo de manera significativa” sus tasas de inequidad, indicó la ministra al subrayar los esfuerzos desplegados en la zona en la implementación de políticas públicas contra la desigualdad.

Y es que la desigualdad es uno de los principales problemas de América Latina y el Caribe, cuyo crecimiento promedio fue del 2,5 % en 2013, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Según este organismo, en los últimos años el crecimiento ha estado liderado por el consumo privado y no por la inversión y existen desigualdades en materia de capacidades y educación en la región, que debe fortalecer su capacidad productiva, con mayor inversión en ciencia y tecnología.

Pero para la ministra, la citada mejora de resultados “refleja una de las apuestas importantes” que se han hecho en la región por la inversión social, precisamente en áreas como la educación, en la queEcuador despliega esfuerzos en el impulso al desarrollo de la ciencia y la tecnología, del conocimiento y de la investigación para el desarrollo productivo.

Tola destacó la incidencia que la educación tiene para el desarrollo porque “garantiza inclusión”. Conseguir “que cada vez un mayor número de ciudadanos pueda acabar el bachillerato y acceder a educación técnica o superior” contribuye a “romper el circulo de la pobreza o de las condiciones de exclusión”, aseveró.

En Latinoamérica, según la titular de Inclusión Económica y Social, se ha destacado también la necesidad de favorecer la inclusión económica y subrayó “esfuerzos interesantes” como los programas de empleo de Argentina y “el esfuerzo de Brasil por unificar la política social vinculándola a la agricultura familiar”, a la que se dedica una cifra significativa de su población.

En América Latina ha habido en los últimos años “un crecimiento indiscutible” de la inversión pública en gasto social que, por ejemplo, en Ecuador, ha pasado del 4,2 del Producto Interno Bruto (PIB) en 2006 al 12,6 en 2012, dijo.

Entre las preocupaciones comunes en los países de la región en materia de combate a la desigualdad, destacó la “preocupación general” acerca de cómo invertir en la primera infancia, un campo en el que se pueden “encontrar buenas prácticas” en la gestión de los ministerios de Desarrollo Social de los diferentes países.

Tola destacó también el interés que existe por las “políticas de transferencia”, en el caso ecuatoriano orientadas a la escolarización y la salud infantil, al igual que en Brasil, donde también se favorece la productividad por medio del impulso a la agricultura familiar.

“Programas como la Bolsa Familia de Brasil, el Plan Equidad de Uruguay y en el caso ecuatoriano la propuesta del Plan Familia” son elementos de un “acompañamiento real hacia la superación de la pobreza”, señaló.

La titular de Inclusión Económica y Social subrayó, al mismo tiempo, la vigencia de eventos como la reunión de ministros que acoge Quito como escenarios que fortalecen “la perspectiva de la integración latinoamericana” para que no se quede solo en el ámbito de las relaciones comerciales, sino que llegue a “otros campos de la vida de los pueblos”. EFE