Ecuador. Sábado 1 de octubre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Aseguran que tuneladora que usarán para metro de Quito no dañará Patrimonio

Futura parada del metro de Quito bajo la Plaza de San Francisco.

Quito, (EFE).- La empresa encargada de la construcción del primer metro de la capital ecuatoriana asegura que la tuneladora que se usará en las entrañas del centro histórico, no dañará la zona, catalogada como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco, y que, por el contrario, reducirá los efectos de la intervención.

Publicidad

Andrea González, directora de comunicación e imagen del Metro de Quito, aseguró a Efe que para el Ayuntamiento es “sumamente importante la parte patrimonial”, por lo que se ha hecho un estudio detallado, por ejemplo, de la zona de la plaza de la Iglesia de San Francisco, una de las joyas arquitectónicas del Quito colonial.

Según lo planeado, el túnel del metro pasará a unos 20 ó 25 metros de la superficie, indicó al comentar que, aparte de los estudios, expertos de Italia, España, Colombia, Perú y Chile, han explicado en seminarios a la comunidad que los métodos constructivos actuales no representan “ningún problema” para zonas patrimoniales.

La construcción del metro ha generado preocupación en sectores de la población al considerar que se trata de un proyecto cuya construcción podría afectar a elementos del conjunto patrimonial de la ciudad.

En la construcción de la línea 1 del Metro se utilizarán tres tuneladoras. Una de ellas abrirá el tramo de la estación San Francisco.

Las tuneladoras, que llegarán desde Alemania a Ecuador a fines de año, son “muy seguras” para las obras, dijo al detallar que avanzan unos 400 metros al mes, lo que implica pocos centímetros por hora.

“La gente tiene la sensación de que la tuneladora pasa como un taladro, y no, es un movimiento sumamente lento. Además, hay que tomar en cuenta que mientras la tuneladora va cavando, va extrayendo la tierra y, además, va poniendo los anillos que conforman y sostienen el túnel”, explicó.

Según ella, en el método manual, a pala y pico, el trabajador no está protegido por una máquina, y en el que van a aplicar, el obrero estará dentro de la tuneladora.

Comentó que, al momento, los responsables del proyecto están a la espera de que termine el rescate arqueológico en la zona de la Plaza de San Francisco, tras lo cual se emitirá un informe que debe ser avalado por el Instituto de Patrimonio Cultural para que puedan entrar ya a construir.

“La Unesco ha respaldado la construcción del Metro de Quito”, dijo al recalcar que “no hay ningún riesgo (de) que sufra daños el centro de Quito”.

La tuneladora, añadió, no solo agiliza el proceso de construcción y ofrece seguridad, sino que reduce afectaciones a la ciudadanía pues ya no requerirán ocupar por dos años toda la Plaza del Teatro, como planeaban inicialmente, sino solo una parte de ella por siete meses.

El Metro ayudará a reducir la circulación de vehículos en el centro histórico, una de las causas de daños al patrimonio, opinó.

Con una inversión de 2.009 millones de dólares, la línea 1 del metro de Quito tiene una extensión de 22 kilómetros, va desde Quitumbe (sur) hasta El Labrador (norte), con quince estaciones, y se prevé que transporte a 400.000 pasajeros diariamente.

El Ayuntamiento calcula que el trayecto entre Quitumbe y El Labrador en hora de alta congestión, que actualmente toma unos 150 minutos, se reducirá a 34 minutos con el metro.

Según lo planificado, el metro, construido por el consorcio integrado por la empresa brasileña Odebrecht y la española Acciona, y que se prevé entre en funcionamiento a finales de 2019, va a ser la columna vertebral del nuevo sistema de movilidad de la ciudad.

La idea es hacer un sistema unificado de movilidad donde todos los transportes públicos confluyan o salgan del Metro de Quito para dar servicio a más usuarios y descongestionar la superficie de la urbe.

Al momento se trabaja en nueve frentes de obra para la edificación de la estaciones del metro, indicó al apuntar que las zonas intervenidas, como parques o canchas de fútbol, entre otras, quedarán igual que las encontraron o incluso mejor, pues hay áreas donde están soterrando servicios básicos.

“Estamos en cronograma, no existe ningún retraso, los fondos están asegurados porque vienen de entidades internacionales”, dijo al enumerar entre ellas al Banco Mundial, el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y el Banco Interamericano de Desarrollo. EFE (I)

Publicidad