Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Conoce el observatorio telescópico en Mauna Kea, Hawaii

ARCHIVO - Esta versión de artista difundida por la TMT Observatory Corporation muestra el Telescopio de Treinta Metros que se propone construir en la cima del monte Mauna Kea, Hawai. A pesar de las protestas de los pueblos originarios, que consideran el sitio un lugar sagrado, desde 40 años los astrónomos realizan observaciones en Mauna Kea y han hecho aportes significativos a su ciencia. (TMT Observatory Corporation via AP, File) NO SALES; MANDATORY CREDIT

Hawai, EE.UU. (AP) — En la cima de Mauna Kea, donde algunos pueblos originarios de Hawai protestan pacíficamente la construcción del que sería uno de los telescopios más grandes del mundo, los astrónomos observan el universo desde hace 40 años y han aportado a algunos de los descubrimientos más importantes en su disciplina.


Publicidad

Si a pesar de las protestas se construye el Telescopio de Treinta Metros en el lugar, los científicos dicen que podrán explorar mejor algunos misterios irresueltos del universo, pero muchos nativos consideran que el lugar es sagrado.

Los astrónomos en Mauna Kea siguen escudriñando los rincones más remotos del universo primitivo para conocer el tiempo inmediatamente posterior a las eras oscuras del cosmos y el Big Bang.

Los 13 telescopios ya emplazados en la cima del volcán, el más alto de Hawai, han sido protagonistas de algunos de los descubrimientos astronómicos considerados más significativos.

Los astrónomos suelen usar telescopios situados en distintas partes del mundo para llegar a conclusiones, pero Guenther Hasinger, director del Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawai, dijo que “casi no hay un gran descubrimiento astronómico que no cuente con un aporte importante de los telescopios en Mauna Kea”.

Los científicos en Mauna Kea han ayudado a identificar la presencia de la energía oscura, descubrir un agujero negro en nuestra galaxia y conocer planetas potencialmente habitables en otros sistemas solares, entre muchos otros descubrimientos.

El lugar es perfecto porque cumple una serie de condiciones.

Mauna Kea, en la Isla Grande de Hawai, se encuentra a casi 4.300 metros (14.000 pies) sobre el nivel del mar, por encima del 50% de la atmósfera terrestre. Es un lugar muy oscuro, dentro del cráter de un volcán extinguido y lejos de la contaminación lumínica de las grandes ciudades. El agua cálida del Pacífico que la rodea ayuda a mantener una atmósfera estable.

Además desde allí hay buen acceso a la tecnología, a diferencia de otros lugares del mundo.

“Hawai es uno de los pocos lugares del mundo que cumplen las tres condiciones”, dijo la astrónoma Andrea Ghez, de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA), autora de influyentes trabajos para demostrar la existencia de los agujeros negros.

Otro de esos lugares en el mundo es el desierto de Atacama, en el norte de Chile, donde se construirán dos telescopios similares al de Mauna Kea. Esto permitirá observar otras partes del cielo.

“Los dos sitios son complementarios e importantes para la comunidad astronómica”, dijo Tim de Zeeuw, director del Observatorio Austral Europeo.

El doctor Patrick McCarthy, presidente en funciones de la Organización del Telescopio Gigante Magallanes, dijo que los proyectos tienen objetivos similares.

“Todos abordan problemas fundamentales que extienden las fronteras de la ciencia y apuntan al meollo de lo que somos: ¿De dónde vinimos? ¿Adónde vamos? ¿Estamos solos?”, se preguntó.

Los nativos hawaianos consideran que es un lugar sagrado porque allí comienza su historia de la creación.

El primer camino a la cima de Mauna Kea fue construido en 1964 y la Universidad de Hawai instaló el primer telescopio cuatro años más tarde. La NASA y otras universidades del mundo han construido desde entonces una decena de telescopios en el lugar.

Un informe oficial en 2013 dijo que no se tuvo en cuenta cómo esas instalaciones afectarían la cultura tradicional porque “en esa época no se comprendía su importancia”.

Los nativos hawaianos no se oponen al telescopio, pero sí a que se lo emplace en Mauna Kea.

“Allí están enterrados algunos de nuestros antepasados más sagrados y venerados”, dijo Kealoha Pisciotta a la AP. “Es un lugar de santuario, donde nos liberamos del mundo que nos rodea y es también el hogar de nuestro dios”.

Las protestas han demorado la construcción del Telescopio de Treinta Metros. (I)