Ecuador. Martes 25 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La taiwanesa Foxconn, tras China y Japón, a la conquista de Estados Unidos

La gigante taiwanesa Foxconn, fabricante de los iPhones de Apple entre muchos otros dispositivos de primeras marcas, se lanzó a la conquista de Estados Unidos de la mano del “América primero” del presidente Donald Trump, tras fundar en China fábricas con más de un millón de empleados.


Publicidad

Foxconn también ha adquirido la fabricante puntera de pantallas japonesa Sharp y está en tratos para hacerse con la filial de chips de memoria de la también nipona Toshiba, tan solo unas décadas después de nacer en 1974 como un humilde fabricante familiar de componentes eléctricos, llamado Hon Hai, como aún se la conoce en Taiwán.

“Muchos piensan que Foxconn es sólo una ensambladora, pero en pocos años la empresa se ha hecho con muchas patentes tecnológicas, dispone de equipos de investigación y diseño, y ha desarrollado una tecnología manufacturera de primer orden”, dijo hoy a Efe Christina Chen, profesora de Empresariales en la Universidad Wenhua, de Taipei.

Tras su espectacular expansión en China y otras bases manufactureras, incluida Brasil, para el montaje de productos para marcas muy conocidas, Foxconn adquirió en agosto del año pasado la japonesa Sharp, propietaria de tecnología avanzada de pantallas.

Ahora, la compañía está en un pulso cerrado por adquirir Toshiba Memory, la unidad de memoria informática de Toshiba, lo que le daría acceso a tecnología clave en chips, y aunque no ha sido elegida como comprador prioritario, el fundador de Foxconn, Terry Gou no pierde las esperanzas.

Goy realizó dos visitas a la Casa Blanca en abril, en una de las cuales mantuvo una breve entrevista con el presidente Donald Trump, y en los últimos meses ha hablado con varios gobernadores de estados de EEUU.

Terry Gou anunció el jueves ante la junta de accionistas de la firma el lanzamiento de la operación “Águila Volante”, que incluye invertir 10.000 millones de dólares en seis estados de EEUU, en una etapa más de la expansión acelerada de su empresa, que ya es la primera fabricante mundial de electrónicos para marcas internacionales.

Foxconn planea trasladar su cadena de manufactura automatizada a seis estados del Medio Oeste estadounidense, dijo Gou, quien agregó que los planes se llevarán a cabo en dos etapas, la primera, antes de finales de julio, para los tres estados que ya han llegado a acuerdos con Foxconn.

La cadena de suministros que Foxconn piensa trasladar a Estados Unidos contará con la manufactura de pantallas, empaquetado de semiconductores y componentes y productos ligados a la tecnologías de grandes datos y computación en la nube, agregó Gou.

“Aunque la fabricación en Estados Unidos será más costosa, el traslado que planea Foxconn está casi todo robotizado, por lo que el incremento será manejable y podrá compensarse en parte con las preferencias que reciba”, señaló hoy a Efe Steve Chen, un analista financiero de Taipei.

La expansión de Foxconn es meteórica, tras adquirir Sharp el año pasado. Junto con ella ha invertido este año unos 61.000 millones de yuanes (8.800 millones de dólares, 8.400 millones de euros) en la construcción de una nueva fábrica de pantallas LCD en la ciudad china de Cantón (sur), que iniciará sus operaciones en 2019.

Quizá, por la fuerte conexión china de Foxconn, en Japón hay ciertos recelos ante la intención de la empresa taiwanesa de hacerse con Toshiba Memory por temor a que se filtre su tecnología a empresas chinas.

Gou aseguró que esa inversión se hace con sus fondos, no con dinero chino, y durante la junta de accionistas rasgó un diario en el que se aseguraba que ya había perdido la carrera por Toshiba Memory.

“No hay nada decidido todavía (…) Tendrán que escribir un nuevo titular”, señaló Gou, que criticó fuertemente “la desigualdad” en la licitación y aseguró que persistirá en su empeño y que espera que el “proceso sea justo”. EFE